CAMPAÑA DE 16 DÍAS DE ACTIVISMO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Comisión de Acción Social para la Defensa de los Derechos Humanos y la Inclusión 

 A nuestros colegiados y colegiadas, profesionales y comunidad en general:

 El Colegio de Profesionales del Trabajo Social de Puerto Rico  se une a la Campaña de 16 días de ACTIVISMO contra la violencia de género que se lleva a cabo alrededor del mundo comenzando el 25 de noviembre de 2015, Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.  

Para propiciar el activismo la Comisión de Acción Social para la Defensa de los Derechos Humanos y la Inclusión del CPTSPR ha desarrollado un Calendario de Actividades sugeridas para los 16 días de Campaña que comienza a partir de este próximo jueves, 25 de noviembre.  Encontrarás variedad de actividades que podrás realizar con colegas en tu centro de trabajo o con familiares y amistades en tu hogar o comunidad.  Entre estas: uso de lazos y camisetas en días particulares; lecturas de cuentos; mensajes, datos, frases e imágenes para enviar a través de redes sociales o para imprimir y exponer en lugares estratégicos; artículos para compartir y tertuliar al respecto; proyección de películas y documentales; y canciones para una noche de bohemia, entre otras.  

 Prepárate a participar y divulgar el Calendario de Actividades entre colegas, profesionales de otras disciplinas, amistades y familiares. 

Descarga en Enlace para explorar el Calendario de Actividades: CAMPAÑA DE LOS 16 DÍAS 2015

Anuncios

Educación Popular y Educación Alternativa: Algunas diferencias

Puede que haya mucha inutilidad en posicionarse para hacer la crítica de la crítica. En mi caso no lo asumo así porque mi propia práctica no cesa y la crítica no la hago sentada comodamente. Solo encontré preciso aclarar algunos conceptos desde lo que he aprendido en mi praxis (política) y que me ha ayudado a sentir que aporto desde cierta coherencia ideológica. A l@s compas relacionados espero que lo asuman con la mejor apertura posible…y uso las redes porque lo que me gustaría aclarar puede servir a otr@s. 

Me parece que no debe confundirse o utilizarse indistintamente la educación alternativa y la educación popular. Debe saber reconocerse cuando se hace una y cuando se hace la otra, principalmente para no restar a la última lo que ha caracterizado desde el pasado siglo. Una cosa es servir de camino alterno, de ofrecer alternativas diferentes, incluso contenidos anclados a la realidad social, ejercicios dinamicos y participativos de forma que se cultive pasión por el cambio en el camino. Estos aspectos, escenciales a la construcción de un mundo diferente, son indispensables para vivir en otro mundo posible de igualdad, de equidad, de compañerismo, en fin de alternativas a lo que se tiene. Sin embargo, desde este tipo de propuesta alternativa aún persiste la posibilidad de coexistir con el mundo que se tiene. Desde que no necesariamente existe una lucha en contra del sistema que prevalece hegemónicamente, podemos sentir que para vivir en un mundo distinto (precisamente) basta con el desarrollo de una practica alternativa en la que pueda posponerse asumir una postura crítica a las bases materiales que sostienen el sistema que nos lleva precisamente a necesitar alternativas.

El camino de la Educación Popular es distinto. No es una educación que merodea la construcción de alternativas en abierta indiferencia con el mundo en que vivimos, sino todo lo contrario. Entre uno de sus rasgos fundamentales está la crítica a los sistemas pedagógicos imperantes por responsabilizarlos del rumbo que lleva la realidad cotidiana, por responsabilizarlos de los valores que transmite, por responsabilizarlo de la forma en que abiertamente escapa toda neutralidad y reproduce el contenido necesario para que el capitalismo, el patriarcado, el eurocentrismo, el colonialismo y la colonialidad anden. En este sentido, no hay como avanzar sin encararlos. Y cuando nuestros niños y niñas despiertan en esta crítica, su activismo, su praxis gana mejores posibilidades de transformación hacia mundos específicos y no meramente alternos.

Por eso encuentro necesario distinguir. La educación alternativa y la educación popular no son equivalentes, ni sinónimos. Incluso tampoco diría que una es paso previo de la otra porque la ideología de la que parten son también distintas en materia del contenido de ciertas transformaciones sociales y sobretodo políticas.

Sin animo de contiendas banales o de recelos por el trabajo que no deja de ser arduo y lo reconozco, abro esta discusión.

Desaparecidos y muertos que no cuentan | por: Esterla Barreto

Al igual que en muchos otros eventos en América Latina en los actos protocolares alguien recuerda a nuestros muertos en las luchas por la justicia.  Hoy fue Patricia Acevedo, Presidenta de la Asociación Latinoamericana de Enseñanza e Investigación en Trabajo Social (ALAEITS), quien convocó a la memoria, verdad y justicia por el grupo de 43 estudiantes  normalistas desaparecidos por el gobierno mexicano en el estado de Ayotzinapa hace exactamente un año y dos días.  Cuando llegamos a Ciudad México el pasado sábado 26 de septiembre las calles estaban abarrotadas con las manifestaciones populares exigiendo verdad y justicia.  Pensar que en el Siglo XXI es posible que un Estado recurra a la desaparición de sus ciudadanos para sostener cuestionables democracias es extremadamente perturbador.  Sin embargo, más perturbador es reconocer que muchas de las personas que lean estas líneas no saben, des-conocen, que 43 jóvenes estudiantes universitarios fueron desaparecidos por participar de los procesos democráticos de su país.  Ignoran  que hace apenas un año a una madre y a un padre de un lejano pueblo latinoamericano le desaparecieron un hijo o una hija y que hoy todavía esperan por explicaciones.  

Sin embargo, otros sin embargos, se hacen necesarios…

Sin embargo, otra perturbación ocurrió cuando Carlos Vilas, conferenciante magistral, refiriéndose a las actuales democracias progresistas del continente dijo que contrario a las dictaduras del pasado hoy “los conflictos políticos se dirimen contando votos y no contando muertos.” En principio asumo que amplias mayorías preferimos que los conflictos políticos se diriman contando votos.  Mejor aún que las hegemonías políticas se alcancen con las armas de nuestras palabras, y que solo los egos salgan mal heridos de nuestras luchas.  

… sin embargo, hace solo un año desaparecieron 48 estudiantes, que bien pudieran ser cualesquiera de los y las nueve que me acompañan.  ¿Será que esos muertos han desaparecido dos veces, de la materialidad de nuestra condición humana y de muchas de nuestras memorias, gracias a un olvido forzado o una memoria que nunca fue construida?

… sin embargo, a través de la Región cada año mueren: miles de jóvenes varones, principalmente por vínculos con el narcotráfico; miles de personas que no tendrán acceso a servicios de salud; decenas de mujeres, niñas y niños que están en relaciones violentas o sencillamente mueren de hambre o de mala alimentación,  entre otras muertes, a pesar de gobiernos legítimamente elegidos gracias a la democracia representativa, gracias  al voto en una urna secreta.

Si bien es valioso, deseable y racional que lo gobiernos sean elegidos y  no impuestos mediante dictaduras, también es cierto que hay miles de muertos que la democracia del mercado, la propiedad privada, el derecho a la libre expresión de mentiras, la especulación financiera, el narco y las formas de dominación y violencia interpersonal  matan. ESOS DEBEN SER MUERTOS QUE CUENTAN, PERO QUE LAS DEMOCRACIAS REPRESENTATIVAS DE DERECHA Y DE IZQUIERDA NO CUENTAN COMO SE CONTABAN SOLDADOS, POLICÍAS, ENCUBIERTOS O GUERRILLEROS. No son muertos que hacen tema en las Comisiones de Verdad y Justicia, no llaman la atención de organismos internacionales, y en general no le prestamos mucho cuidado, pues vivimos en países democráticos en los que en última instancia es responsabilidad del individuo, asumir la misma, y salir adelante. Son seres-objeto desechables que no impiden que las democracias representativas como la de Puerto Rico sigan haciéndose de la vista larga con muertos que no tienen valor político.

Entonces, vuelvo atrás y me pregunté, ¿será que no ha habido suficientes muertos?; ¿será que vivimos  descansado en el derecho al voto? ¿Será que vivimos el encantamiento de una democracia participativa que todavía  no torna la palabra en arma para de-construir, problematizar y tensionar, pues se la pasa en la búsqueda de concesos, mientras los disensos se quedan para un futuro que parece nunca llegar?

No hay de otra, nos toca como profesionales comprometidas con la justicia, hacer memorias, recordar muertos que valen poco, desarrollar voces cuestionadoras, debatir a la saciedad, profundizar en nuestra comprensión de la-s realidad-es política, económica, social y cultural, escuchar con genuina atención e interés la palabra de los sujetos con los cuales trabajamos y armarnos de valor para hacer lo indispensable cuando nos toque.

Reflexión de Esterla Barreto, Profesora de Trabajo Social

Escuela de Trabajo Social Beatriz Lasalle- Universidad de Puerto Rico

La belleza de ser una eterna aprendiz: Bye Bye Brazil!

Mi paso por Brasil va llegando a su fin. Diría que una de las primeras instancias en que eso se siente es en lo abrazos. De pronto son más prolongados. De pronto son más apretados. De pronto son más sonoros. En esos pequeños instantes no tienes de otra que aceptarlo, pues todos tus nuevos amigos y amigas habrán de recordártelo sin decirlo.

El “hamper” está lleno de toda la ropa que no has querido lavar porque “ya casi me voy”. El librero está lleno de todos esos libros que nos has querido empacar porque “todavía no me voy”. Es ese intermedio en que no bien estando allá, vas dejando de estar aquí…un ojo de huracán de esos que en el Caribe conocemos tan bien. Para variar esta ciudad no ayuda a tener una despedida ligera. De ninguna manera. Se resiste.

No sucede en ella lo que sucedió en Madrid, cuyo frío casi me echa a patadas sin dejar en mi ganas de verle al menos en invierno. No. Aquí el invierno entre cálido y ventoso te inyecta un vacío para que sientas su ausencia. Aquí la gente te roza el cuerpo para que extrañes su calor. O bien un apetitoso extraño te planta un beso para re-agendar tus ganas de volver. Tenía que ser en la última semana, claro, que un brasileño gigante, gordo, alto, castaño y blanco me dijera “acho você tão linda”. Mira como es la vida de graciosa. Aquél ejecutivo me dejará pensándole por días, así como el resto de esta monumental ciudad.

A diferencia de Madrid, no es una ciudad de esculturas enormes, de arcos detalladamente esculpidos, ni de edificios que allanan la vista de forma condescendiente. No. La verdad Río es una ciudad que no necesita de esos artificios lustrosos que inspiran las fotografías de miles de viajeros anualmente. En Brasil la belleza es otra y la forma de digerirla es un proceso que apenas comienza por la vista. Después de todo, se trata de la tierra de Vinicius de Moraes, Maysa, Caetano Veloso, Chico Buarque, Maria Gadú, Marisa Montes. Combina toda esa samba, o bosa-nova, con chachaça o una cerveza Bohemia y entenderás lo que digo.

Claro que hay esculturas impresionantes. Sólo hay que ir a un ensayo de samba o pasearse un día por Copacabana para apreciar la belleza de esos cuerpos multi-tonales cuyas expresiones reflejan no pocos siglos de orgullo y explotación. Es una imagen que se resiste a quedar intacta en una fotografía. Lo traté. Pero es un no-verbal que el lente de una cámara no puede captar. Poco a poco, te invita y te contagia, sin despojarse de conflictos. Por un lado, te asalta la indeleble sensualidad idiomática, por otro no dejas de acompañar el sudor de ese Pueblo negro carioca.

Escasamente hay arcos glamorosos cuyos restos recuerden el portal de una antigua ciudad. No, Río es una ciudad práctica y pocas cosas son sólo adornos. Si bien los Arcos de Lapa marcan la entrada y salida de los inacabables paseos nocturnos calle arriba y calle abajo de bar en bar, en su parte superior pasa un “comboio” que transporta a su población por una de sus zonas más agitadas. Son altos, imperdonablemente blancos y extensos, amortajan tanto la clase como el ego de todo aquél que lo pretenda cruzar elevado o elevada de grandeza. Esos arcos son más grandes, ellos lo ven todo. Ellos reciben y despiden la versión más cuestionable de ti a la hora pico de la madrugada. Podrán estar bien distantes del mar, pero no hay retrato que impida ver el grano de arena que bajo sus luces y sombras eres.

En Río, hay edificios altos y vistosos, cuyas paredes son cristales que juegan con la ilusión de estar allá encima y allá abajo. Dan para proyectar que en esta ciudad, también se trabaja. Sin embargo, cada quien reconoce las debidas proporciones de su encanto. Ningún edificio supera en altura los mogotes de Rio de Janeiro, incluido el Cristo de Corcovado. Y si alguien se le olvida que el día continúa corriendo afuera, el carnaval de colores que es su atardecer se asegurará de penetrar esos vidrios con su luz. Sea el Pão de Açucar, la Mureta do Pobreta, la Pedra do Leme o los Dois Irmãos, la impetuosidad de Río encuentra en sus cerros una medida inigualable.

Basta una puesta de sol con vista al mar para sentirse a la merced de todo lo que esta ciudad tiene para ofrecer. No hay como escapar esa marea. Una especie de calma te canta un “duérmete nene” que te inspira a rendirle sus debidos atributos como recompensa, aún cuando un par de chancletas y cortos sea todo lo que se necesita para degustar un buen asado a la orilla del mar, acompañado de una Itaipava, Bhrama o Antártica “estúpidamente gelada”.

Es una ciudad que conversa, bien conectada por autobuses, taxis, guaguas públicas y vuelos aéreos. Nada está muy lejos como para uno no atreverse a caminar. La confianza que se gana supera cualquier resquicio de timidez que alguien posea. El carioca, como el boricua, es gente vivaracha, amigable, en la suya y en la de todos. Esa hospitalidad sentó la suficiente base de confianza como para atreverme a participar de la huelga, hoy nacional, que fue convocada a finales de mayo desde la Universidad Federal en la que estudié. Imposible será olvidar la emoción de montar un evento en una Plaza Pública en el que, con la interlocución de Brasil, estudiantes de México, Argentina, Colombia y Puerto Rico, pudimos conversar en altavoz sobre la Universidad Pública en América Latina Hoy.

La visita de mi amiga Karisa, durante este último mes, vino no sólo a sumar alegrías a esta estadía sino también a refrescar mi mirada. Como bien reseñó en su columna mensual para el Nuevo Día en Puerto Rico, “una vez se vive aquí la belleza se acaba”. Se lo dijo el dueño de un bar y no podría estar más de acuerdo. En una especie de calma y tranquilidad, aún viviendo en la favela Chapeu Mangueira, la ciudad te va seduciendo hasta que respirar su aire se comienza a tornar natural. Mirar desde la sorpresa hace que se renueve la adicción y, con ella, la sufrida de tener que partir.

Se sufre esta despedida y no hay “caipirinha” que lo remedie. Se sufre este hasta luego y no hay beso capaz de acercar la fecha de retorno. Se sufre, pero también se goza. ¡Qué gran experiencia! Qué trascendental ha sido a mis estudios, a mi carácter, a mi ideología y a mis apuestas políticas. Como dice una canción popular brasileña que para siempre marcará las memorias de este viaje:

“Cantar e cantar e cantar a beleza de ser um eterno aprendiz

Eu sei, eu sei

que a vida devia ser bem melhor e sera

Mas isso não impede que eu repita

É bonita, é bonite e é bonita”

En Río aprendí a cantar y danzar la belleza de ser una eterna aprendiz:

“Yo sé, yo sé

que la vida debía ser aún mejor y será

Pero eso no impide que repita

Es bonita, es bonita y es bonita.”

DCIM100GOPROGOPR0101.

Aniversários

Nitteroi

DCIM100GOPROGOPR0173.

Capoeira em Laranjeiras

IMG_0457

Primera comida en la Mureta

IMG_0558_2

“Sean bienvenid@s a la Ciudad Maravillosa”

IMG_0641

El famoso Frango a Passarinho

IMG_0727

Pestañas quemadas

IMG_0458_2

Caipirinha

DCIM100GOPROGOPR0069.

En la UFRJ

IMG_1339

Mi cumpleaños #27 en Campo Grande

IMG_1398

A cien años de la Revolución Rusa

IMG_1409

Biblioteca Latinoamericana de Servicio Social

IMG_1452

Filmando el Documental el Trabajo Social en Brasil

IMG_1468

Huelga 2015

IMG_1702

Atardecer em Leme

IMG_1739

Conocí a Domenico Losurdo

IMG_1743

Rua do Ouvidor

IMG_1749

Casa Coletiva

IMG_1916

Coco con vista al mar

IMG_1949

Arcos de Lapa

IMG_1996

Pedra Bonita

IMG_2052

Roda de Conversa: A Universidade pública na América Latina Hoje

IMG_2077

Mesa Latinoamericana y Caribeña

IMG_2078

“Un país sin corrupción depende de la honestidad de su Pueblo”

IMG_8197

Huelga 2015

IMG_8727

Grupo en defensa de la Custodia Compartida

IMG_2227

Hermanas del corazón

IMG_2126

Atardecer en Ipanema

IMG_2100

La partida

IMG_1759

Barrio de Santa Teresa

IMG_1769

Casa Coletiva

IMG_2069

Roda de Conversa: Puerto Rico

IMG_1901

Rumbo a Cosme Velho

IMG_1831

Día en que llegó Karisa rumbo al aeropuerto

IMG_1795

¿Porqué un Observatorio de la Vivienda en Puerto Rico?

Por aquí les comparto un proyecto que por fin está al aire en la Web. Se trata del Observatorio de la Vivienda en Puerto Rico. Si bien hubo un evento en la Isla que marcó la fundación concreta -el suicidio de una mujer justo antes de ser desahuciada- llevaba ya algunos meses pensando qué hacer ante el cúmulo de noticias, eventos, iniciativas, experiencias profesionales y voluntarias de colegas alrededor del tema de vivienda, desde una perspectiva de derechos humanos dispuesta a trascender la denuncia.

Sí, mucho de estos aspectos no forman parte de las crónicas de prensa de nuestro país. Pero aquí no acaba el asunto;  bastante de lo que sí llega a ser publicado no se problematiza desde una lectura crítica e inter-seccional, con la que podríamos explorar la raíz de esta problemática incorporando las perspectivas de género, raza, edad, nacionalidad, ambiente, y más. Lecturas como éstas son necesarias y urgentes para entender como el derecho a la vivienda se inter-relaciona a su vez otros derechos humanos. Aquí tampoco acaba el asunto. Y es que no se llegaría muy lejos en materia de transformación si, luego de satisfacer la curiosidad intelectual, carecemos de compromiso político para articular posibles marcos de acción.

Ciertamente esos procesos descritos no son lineales, estar informado/a es una constante permanente tanto en la teoría como en la práctica, de la cual se generan nuevas experiencias a ser sistematizadas para alimentar los conocimientos que se han ido construyendo. Quise que el Observatorio sirviera de herramienta a cada uno de estos aspectos. Comienza operando como un foro social de carácter virtual en el que no sólo se publican o se comparten noticias, sino que se invita a la población a reseñar acontecimientos inéditos, compartir documentos, hacer denuncias, analizar planes de vivienda o políticas habitacionales y presentar investigaciones sobre el tema en sus diversas manifestaciones. Logo 2

El Observatorio no pretende limitarse a los medios tradicionales, sino que pretender incorporar la diversidad de conocimientos, sus niveles y las destrezas que permitirían a determinada población participar del foro. Así, trabajé una bienvenida de tipo universal tanto a toda persona que desee expresarse, como al idioma, medio o formato en que lo desee. Serán aceptadas colaboraciones escritas, fotográficas y audiovisuales en la forma de relatos, resumen, entrevistas, entre otros. Lo que pretendo es promover una plataforma que haga disponible la información, de forma que pueda ser accesible a quien la necesite, no la conozca o pueda beneficiarse de contar con un banco de datos actualizado sobre el tema. Regar la voz será posible, a través de las redes sociales que ya han sido vinculadas al observatorio y que a su vez son seguidas por personas, grupos, instituciones  y/o campañas de intereses afines mediante el uso de etiquetas o hashtags.

Es innegable que un discurso hegemónico bautiza la forma en la que hemos conocido esta y otras materias de la vida cotidiana. La propuesta entonces vira la tortilla a estos discursos, permitiendo que otras lecturas comprometidas con los mejores intereses de bien común del Pueblo tengan un espacio. Por esta razón, trasciende los organismos gubernamentales  y las versiones oficiales del Estado o las corporaciones, para que sujetos/as, grupos, asociaciones, comunidades organizadas, cooperativas y otras organizaciones sociales, políticas y culturales, tengan un decir y a su vez den a conocer sus experiencias y desafíos de cara al asunto vivienda. No se limita a la discusión nacional urbana, sino que aborda las zonas rurales y el escenario internacional.

Un elemento cognitivo se añade al Observatorio para ejercitar nuestro registro y memoria espacial. Cada entrada está etiquetada según el lugar o lugares, a los que se hace referencia en el contenido. Un mapa ubicado en la página principal permite identificar dónde van aconteciendo los eventos por medio de marcadores. Las geo-referencias indicarán los pueblos, barrios, ciudades y países reseñados a través de todo el Observatorio.

Participar del espacio es simple. Va desde la suscripción gratuita para recibir las nuevas publicaciones, hasta el compromiso con el Observatorio. Hay quienes quisieran publicar sólo una vez y también quienes quisieran hacerlo con frecuencia. Por otro lado, hay quienes quieren colaborar en actividades, tertuliar sobre el tema o simplemente sugerir eventos. También hay quienes sólo quieren opinar sobre algo que se ha publicado. Todos estos tipos de participación son bienvenidos. La página es amigable, en el sentido de guiar a los observadores/as según sus propósitos. Aun así, cualquier duda podrá ser dirigida al observatoriodeviviendapr@gmail.com.

Por lo pronto, estaré editando ortográficamente el material que me sea enviado, así como satisfaciendo mi curiosidad intelectual con material inédito sobre desahucios, ocupaciones y cooperativas de vivienda, que recién me han hecho llegar quienes se han estimulado con el proyecto. ¡Claro que se vislumbra candela!; mediante articulaciones a proyectos, establecimiento de círculos de tertulia y convocatoria de eventos. Pero para caminar con firmeza, hay que dar un paso a la vez. Y me siento muy feliz de la positiva respuesta y acogida que va teniendo. Habiéndose fundado el 30 de julio de 2015, cuenta con 115 visitas y algunas suscripciones. ¡Enhorabuena!

No olvides darte la vuelta: Observatorio de la Vivienda en Puerto Rico.

Lançamento Boitempo: “A luta de classes”, de Domenico Losurdo

Recién lanzado. Un autor cálido, me pareció. Tuve la oportunidad de exponerle el caso de Puerto Rico en un cuestionamiento sobre la agenda política cuando converge la lucha de clases y la independencia. Muy claro en su breve respuesta, a la que de paso trajo la lectura de Marx sobre la situación de Irlanda como colonia inglesa: “Siempre hay que evaluar la forma en la que el dominio se expresa, ya no sólo en la clase sino también en el territorio. La “cuestión social” se entreteje con la “cuestión nacional”, ninguna pudiendo ser resuelta de modo separado. La lucha asume diversas características según los momentos en que se expresa y lo mismo sucede con el colonialismo. Opino que la luchas de clases debe ser usada en plural (luchas de clases), porque así trasciende el empleo de un slogan, para atender diferencias como esta. Infelizmente, aún no he estado en Puerto Rico” -agregó tristemente.

Blog da Boitempo

A luta de classes_capa_alta Capa de A luta de classes, de Domenico Losurdo. Arte de David Amiel, sobre cartaz de Karl Maria Stadler para o Dia Internacional da Mulher (1914) e fotos de Raúl Corrales Forno, “La Caballeria” (1959), Museo de la Revolución, Havana, Cuba, e de Daniel López García, “Podemos” (2015).

A Boitempo acaba de lançar o livro A luta de classes: uma história política e filosófica, do marxista italiano Domenico Losurdo. Depois de seu aclamado A linguagem do império: léxico da ideologia estadunidense, Losurdo se volta para o conceito e a prática da luta de classes e sua atualidade diante da atual crise econômica que se alastra, e provoca: “é certo que a luta de classe tenha de fato desaparecido?”

Para Losurdo, a luta de classes não é somente o conflito entre classes proprietárias e trabalho dependente. É também a “exploração de uma nação por outra”, como denunciava Marx, é…

Ver la entrada original 532 palabras más

¡QUE SE RETIRE!

De acuerdo 100%. Mientras en muchos lugares ya existe una palabra para este tipo de discrimen “ageism”, aún no he escuchado alguna en español. A nombrar las cosas por su nombre.

abimaelacostablog

¡Ya está vieja, que se retire!  Esta frase la vi repetirse en las redes sociales con el regreso a la música de una famosa cantante puertorriqueña luego de un breve retiro provocado por una tragedia personal.   ¿Acaso la edad inhabilita a una persona a ejercer la profesión que le apasiona y a la que ha dedicado la mayor parte de su vida?  Lo curioso del caso es que la susodicha cantante ni siquiera ha cumplido  60 años y en Puerto Rico la expectativa de vida es de 84 años.  ¿Qué debe hacer durante sus próximos 24 años de vida una persona que tiene 60; sentarse a esperar que la muerte toque a su puerta?

La actriz puertorriqueña  Ivonne Coll vio llegar a los 67 años la oportunidad más importante de su carrera; un rol protagónico en la comedia televisiva Jane The Virgin.  Rita Moreno con 83 años acaba de grabar…

Ver la entrada original 265 palabras más