Carta a quienes siguen el Proyecto Fotográfico Mi casa es tú casa

Querid@s Seguidor@s:

Hace mucho que no les escribo o posteo algo. Esta noche, luego de varias transcripciones de entrevistas, de discusiones fotográficas de quienes entusiasmadamente han participado y de varios análisis que van surgiendo, quise tomarme el espacio de narrarles parte del proceso.

Sepan que si mi carro hablara, o el de mi madre, dirían muchas cosas de diversos contextos que han tenido que recorrer en los pasados meses. Entre las viviendas visitadas, puedo contarles que varios techos han sido testigos de profundas reflexiones sobre el derecho a la vivienda digna en los pueblos de Lares, Morovis, Manatí, Trujillo Alto y San Juan.

Diría que jamás imaginé la diversidad de experiencias con las que me toparía, hasta que comencé a ver, a escuchar, a interactuar, a preguntar. De antemano, les comparto que la primera lección ha sido descubrir que la vivienda pasó de ser una pasión a estudiar, se ha transformado más bien en una ventana desde la cual mirar la vida, las relaciones interpersonales, los sueños de la gente y su creatividad. Claro, también ha sido una ventana desde la cual sentir la crudeza de la realidad, la opresión estructural, el discrimen institucional, el olvido y también el dolor que produce la indiferencia.

Seis personas han sido contactadas. Hasta ahora, cinco de éstas ya han afrontado el proceso con toda la sorpresa que se han permitido sentir desde que firmaron la Hoja de Consentimiento, decidieron qué fotografías tomar de sus hogares que mejor comunicaran su impresión sobre el derecho a la vivienda, sostuvieran una entrevista a profundidad que giró alrededor de los objetivos de la investigación y decidieran qué, de lo retratado, querían que fuera a la Exposición Fotográfica que presentaremos en mayo, según los aires que defender la universidad pública permitan.

Las voces han sido heterogéneas. Hay quienes viven en la zona urbana y quienes ejercen su derecho a la vivienda desde la ruralía. Hay quienes pagan renta mensualmente y quienes viven en casas “prestadas”, sin hacerlo, o saldas. Hay quienes pagan la vivienda pública, quienes han asumido una hipoteca o quienes dependen de costearla mediante un pote colectivo. Hay casas de madera y casas de cemento. Algunas construidas mediante proyectos de contratistas, otras socialmente, mediante parcelas. Hay rescates de tierra y expropiaciones, ejecuciones de hipoteca y riesgos de desahucio. En fin, un grupo de participantes cuya diversidad social y económica, ha promovido tejer una historia compleja sobre cómo se vive el derecho a la vivienda en Puerto Rico.

Aprendí que “HTM” es la variante local en español para “hacerlo tú mismo” (del DIY o “Do it yourself” anglo), y que no hay tal cosa como escapar enteramente de un contexto atropellante, no importa cuán remoto a todo tu techo pueda encontrarse. Me permito decir que hemos reído, que hemos llorado, que la vida y sus complicaciones siempre han jugado con flexibilar los encuentros o el método, que no ha faltado el café y el afecto de cada persona que ha afirmado “puedes venir, mi casa es tu casa”.

Hace semanas dejó de ser un requisito de mi maestría, para converirse en un diario compartido, en una reflexión urgente y en una propuesta concreta de acompañamiento profesional desde una perspectiva de derechos humanos. Así que, mordiéndome las uñas por querer mostrarles de todo, esta vez tengo que dejar hasta aquí la nota, para no comprometer un proyecto de tesis que aun no ha sido defendido. Pendientes a la fecha, pues además de presentar el proyecto a la Escuela Graduada de Trabajo Social Beatriz Lassalle, contaremos con la presencia de las voces del proyecto. Espero que puedan aprender de las imágenes tanto o más de lo que ya me han permitido.

Este camino no habría sido posible sin el acompañamiento de Marinilda Rivera Diaz, de Federico Cintrón-Moscoso y de Manuel Guzman Millán, que siempre han estado en presencia, en reunión o al teléfono, pendientes a cualquier comentario, reacción y análisis que ya haya avanzado. Mentora, lector y pareja, respectivamente, no han parado de aprender conmigo, yo de ellos y los cuatro de tod@s. GRACIAS.

Kamil Marí Geronimo López

Del cáncer y sus trincheras

A mis amigos y amigas que están batallando el cáncer y a todas esas personas especiales que les acompañan. He visto que una de las luchas más feroces se libra contra la “pena”, tanto de quien no la desea como de quien intenta por todos los medios evitar que el gesto sea concebido como eso, pena. Un mensaje para ambos.

A quien le irrita la pena:

Observa bien el gesto de quien ante ti actúa, descifra qué le mueve a estar ahí; si le lleva a tu lado la irremediable lástima o un sentimiento mucho más complejo que ha implicado reflexionar una diversidad de cosas vividas entre ambos que solo ahora, cuando no dan tu presencia por garantizada, no son más que estupideces. La persona ante ti probablemente sufra, pero no sólo por ti, sino por si misma. ¡A que no te esperabas esa! Que además de estar peleando con una amenaza tan grande en tu cuerpo, también tendrías que aprender a amar la sencillez de saberte acompañado por una persona imperfecta.

A quien no sabe cómo acercarse sin que se reduzca a sentir lástima:

Ofrece tu honestidad. Encuentra las palabras o las acciones que mejor demuestren que lo que es visto como pena, viene de un taco mucho mas profundo en tu garganta. Esa peliculita de vida a la que no paras de darle pa’ lante y pa’ tras, buscando cómo no sentir tanto dolor. ¡Tampoco te esperabas esa! Sentirte tan desvestida/o  en un cuerpo relativamente saludable. Probablemente asumas que no es momento de ser vulnerable, sobretodo cuando entiendes que a la otra persona le urge tu fortaleza. No te engañes, a estas alturas esa otra persona está más familiarizada con las contradicciones de la vida de lo que imaginas. Sin duda matará horas conociendo una versión más transparente de ti. 

En mis observaciones y conversaciones he visto que para ambos, por separado, hace total sentido lo que estoy expresando. Cada uno consigue manejárselas, sea para vestirse de majadería o de impuesta abnegación. Sin embargo, esquivan al conocimiento mutuo, las altas y bajas de cada una de sus trincheras. Y así pasan las horas y los días entre silencios incómodos, tratamientos insufriblemente largos y tediosos, tristezas y rebeldías a cuenta gotas.

Por más cansados que estén, sáquenle las garras a cada resignación silente. No hay porqué desperdiciar semejante circunstancia de aprendizaje juntos, si se atreven.

Arranca el Proyecto Fotográfico: Mi casa es tu casa

La investigación se propone abordar el estado del derecho a la vivienda en Puerto Rico.

Usando como hilo conductor la frase popular “Mi casa es tu casa”, se atravesarán y desafiarán las dimensiones sociales, económicas y políticas del  problema de vivienda en Puerto Rico. El objetivo general del proyecto es foto revelar las condiciones de la Vivienda en la Isla a través de la mirada y relato de sus habitantes. Específicamente, se persigue revelar las condiciones de infraestructura de las viviendas en la Isla, explorar aquellas tensiones derivadas del tipo de tenencia y sus condiciones de habitabilidad, así como documentar los estresores políticos, sociales y económicos que contradicen el disfrute de una vivienda digna.

El atractivo más importante del proyecto está en la metodología de la investigación que, través de la fotografía documental y el photo-voice, brindará una experiencia única a quienes participen de exponer sus vivencias, de forma oral y fotográfica. Un segundo atractivo, radica en la oportunidad crítica, creativa y esperanzada con que se aborda la forma en que trabajadores y trabajadoras sociales cotidianamente sirven a la población en el ejercicio de este derecho. La idea ha sido, cuestionar el Trabajo Social, invitándole a identificar urgentes desafíos y conflictos éticos en materia de vivienda, así como nuevas posibilidades de acompañamiento profesional.

La investigadora principal del proyecto, Kamil Gerónimo López, es estudiante de maestría de la Escuela Graduada de Trabajo Social Beatriz Lassalle. Su proyecto de tesis, titulado: El Derecho a la Vivienda y Trabajo Social en Puerto Rico, dio comienzo el pasado mes de agosto, cuando comenzó a dar forma a la revisión de literatura con materiales compilados de carácter periodístico en el país, así como influencias teóricas provistas por experiencias de investigación en España y Brasil.

A inicios de enero recibió la aprobación oficial del Comité de Revisión Institucional en la Universidad de Puerto Rico, y con ello la luz verde para dar comienzo al Proyecto Fotográfico. Se pide colaboración a la comunidad universitaria, a activistas por los derechos humanos, líderes comunitarios y trabajadores/as sociales, para dar a conocer la convocatoria del proyecto y allegar participantes que voluntariamente se comuniquen con la investigadora principal a la información de contacto provista.

Flyer Oficial1

CAMPAÑA DE 16 DÍAS DE ACTIVISMO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Comisión de Acción Social para la Defensa de los Derechos Humanos y la Inclusión 

 A nuestros colegiados y colegiadas, profesionales y comunidad en general:

 El Colegio de Profesionales del Trabajo Social de Puerto Rico  se une a la Campaña de 16 días de ACTIVISMO contra la violencia de género que se lleva a cabo alrededor del mundo comenzando el 25 de noviembre de 2015, Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.  

Para propiciar el activismo la Comisión de Acción Social para la Defensa de los Derechos Humanos y la Inclusión del CPTSPR ha desarrollado un Calendario de Actividades sugeridas para los 16 días de Campaña que comienza a partir de este próximo jueves, 25 de noviembre.  Encontrarás variedad de actividades que podrás realizar con colegas en tu centro de trabajo o con familiares y amistades en tu hogar o comunidad.  Entre estas: uso de lazos y camisetas en días particulares; lecturas de cuentos; mensajes, datos, frases e imágenes para enviar a través de redes sociales o para imprimir y exponer en lugares estratégicos; artículos para compartir y tertuliar al respecto; proyección de películas y documentales; y canciones para una noche de bohemia, entre otras.  

 Prepárate a participar y divulgar el Calendario de Actividades entre colegas, profesionales de otras disciplinas, amistades y familiares. 

Descarga en Enlace para explorar el Calendario de Actividades: CAMPAÑA DE LOS 16 DÍAS 2015

Mil y una cosa que he aprendido en Brasil

El tiempo se acaba. Hoy me sentaba con mis colegas brasileños para compartir un “frango à passarinho”(chicharroncitos de pollo) y una porción de arroz. Intercambiábamos expresiones sobre una conferencia a la que acabábamos de asistir en conmemoración de los cien años de la Revolución Rusa. Con su buen humor y su impresionante cerebro para el registro de la historia y sus vericuetos, Netto nos narraba las lecciones de dicha revolución, una historia que si bien fue grandiosa, así de grandes fueron sus errores, una historia que hoy se honra por ser una hazaña de la humanidad con la cautela suficiente como para no reproducirla. Tertuliábamos cuando de repente, sin antesala, una especie de alegría y deleite, me arrebató la expresión. La colega frente a mi lo percibió, y antes de que me preguntara en qué andaba mi cabeza, decidí compartirles todas las reflexiones que cabían en esa sonrisa de fascinación que recogía un millar de reflexiones. Lo que dije debió sonar mas o menos así: “Para mi ha sido una experiencia tan importante como fascinante estar aquí. Ustedes, tal vez no tienen como percibirlo, pero su forma de hablar y entender el mundo dista mucho de lo que he aprendido hasta ahora. Me siento muy feliz con esa diversificación en mi aprendizaje. Las clases, las conversaciones, los textos a leer, han sido cosas muy innovadoras para mi. Para mi ha sido un reto lingüístico en dos direcciones, por un lado el portugués y por otro la gramática de su formación e ideología. He descubierto una fascinación por el estudio de lo social que me tiene bien cautivada. Claro que en la academia tuve acceso a algunas de las obras que aquí se leen desde mi bachillerato, como por ejemplo a Gramsci y Marx. Sin embargo, mi formación fue en geografía y cooperativismo; salvo raras excepciones -como Harvey- no tuve acceso a un conocimiento crítico en términos de una lectura materialista-histórica de la sociedad. No tomen esto de forma simple, claro que podría analizar fenómenos sociales a la saciedad, sin embargo cada investigación me dejaba con más preguntas que respuestas. Un buen proceso de investigación siempre las generaría, sin embargo, cuando repasaba el tipo de preguntas, percibía que había aspectos fundamentales que no me quedaban claros; aspectos filosóficos, políticos, subjetivos sobre la lectura de la realidad. En parte no me preocupaba mucho no tener esa experiencia en la academia, pues mediante el trabajo político tuve acceso a la filosofía de la praxis. En realidad, más que discutir en el vacío lo social, siempre he priorizado el debate al calor de mi contexto, “embarrándome las botas”. En ese sentido, la academia ha pasado a ser parte complementaria de mi formación, siendo el trabajo político mi espina dorsal. Claro que, en medio del activismo, comprometerse con la disciplina necesaria para la erudición, encuentra demasiada competencia. Tener un espacio de estudio profundo, de lectura, de marcar los libros, de hablar de eso constantemente, de participar, de errar, de volver al tema, como ha sido mi experiencia aquí en brasil este semestre, ha hecho que le tome un gusto especial al hábito de profundizar la realidad y las raíces de los problemas sociales. Este proceso no hubiera sido la mitad de llevadero sino sintiera una gran afinidad con el pensamiento marxista, que aquí confirmo como uno no homogéneo y hasta contrariado en sus diversas corrientes tanto teóricas como prácticas. Es definitivo que, independiente de lo que pase con la huelga recién decretada en la universidad, mi experiencia ya ha sido completa; practiqué el idioma, conocí el programa graduado en la UFRJ, tengo conmigo la literatura de todos los cursos, he participado en clases, he determinado la línea de mis futuros estudios, he creado el hábito y estoy documentando para mis colegas cómo es el mambo del Trabajo Social aquí. No dudo que tendré enormes desafíos a mi regreso, después de todo la forma de leer el mundo no es algo que se puede apartar de forma tan fácil como lo es quitarse un par de espejuelos, y qué bueno que así sea. Pronto regreso a Puerto Rico a hacer mi práctica y con certeza me toparé con escenarios en los que los análisis que aquí he aprendido a hacer serán desafiados. Por lo pronto me siento inquieta, tanto a nivel intelectual como de voluntad, y con que ese estado se sostenga en mi quehacer profesional no dejaré de caminar hacia las respuestas que me permitan entender cómo se ha construido el mundo y desde dónde podrían forjarse relaciones sociales contestatarias. Así que todo eso me llevo, colegas.” Ahora que lo pienso, sonaba a despedida y tal vez por eso me miraban con embeleso. Después de todo, no han sido pocos los intercambiamos que han caracterizado nuestros encuentros como tampoco lo que han conocido sobre mi Isla y sus realidad político, social, económica y cultural. Se ha forjado una camaradería especial, razón por la cual me atreví a compartirles mis impresiones, para que entendieran mi contexto, de dónde vienen mis silencios, mis participaciones y lo duro de poder expresarme muchas veces, ya no solo por el idioma sino por su gramática. Terminamos la comida y dividimos la cuenta. Cuatro amigos identificaban sus respectivos taxis. Si bien el barrio de Lapa estaba más apagado que de costumbre, una boricua regresaba a su hospedaje con el corazón más encendió que nunca. Esa boricua era yo

. IMG_8046 IMG_0668

DCIM100GOPROGOPR0203.

IMG_1263 IMG_1380 IMG_0637

IMG_0851

IMG_0710 DCIM100GOPROGOPR0161.

¿Porqué la epistemología importa y nos debería apasionar más?

A través de la ponencia Why Epistemology Matters?, la doctora en Trabajo Social, Jeane Anastas, argumenta sobre la relevancia de la epistemología para el Trabajo Social y cómo ha logrado convencerse de ello a través de la investigación y la docencia. Desde una narrativa tan incisiva como inspiradora, se ponen sobre la mesa algunas incongruencias al interior de ejercicio profesional, particularmente al conocer y al enseñar, y se presentan mecanismos a través de los cuales la epistemología enriquece nuestras orientaciones valóricas. Concuerdo con la autora en que aún cuando la lógica positivista se ha reconocido retrasada por muchas ciencias y sus métodos de investigación, la gran mayoría de ellas- abandonando la actividad filosófica- continua operando con el pivote positivista.

Considero que el tema se torna aún más delicado para el Trabajo Social pues, empujado a la dinámica tradicional de la ciencia, ha necesitado contestar desde la propia complejidad de su praxis. En mi opinión, abandonar el cuestionamiento al conocimiento, nos llevará a coquetear con la idea no-valórica y apolítica de la ciencia. Claro que debemos acercarnos más al saber, pero dando especial atención al proceso frente al resultado.

Cómo manejamos un caso, qué conocimientos aplicamos, qué saberes populares impactan nuestra subjetividad profesional, cómo dialogan ambos, qué se construye a partir de ahí y cómo se fortalecen las herramientas psicológicas, interpersonales, organizacionales, culturales y sociales para hacer trabajo social, todo ello es materia epistemológica (Anastas, 2002). Por eso importa tanto y por eso nos debería apasionar más.

Referencia

Anastas, Jeane. (2002). Why Epistemology Matters? In Fourteenth National Symposium on Doctoral Research in Social Work College of Social Work. New York. Recuperado de https://kb.osu.edu/dspace/bitstream/handle/1811/36954/14_Anastas_paper_.pdfjsessionid=9ACF4D953429FE03C3CF5028E4F2DAAB?sequence=1

La Epistemología: Herramienta para precisar los campos científicos

En el artículo La Epistemología: Herramienta para precisar los campos científicos , Abarca (2007) aborda el concepto de “epistemología” para explicar su rol al momento de estudiar cómo se piensa y se construye la ciencia. Con frecuencia escuchamos a alguien decir que tiene una teoría sobre algún acontecimiento cotidiano, lo que resulta en que intercambiemos una “opinión” con una “explicación científica” indistintamente. Coincido con el autor en que esclarecer el asunto es tarea de la epistemología, en tanto permite distinguir lo que es producto de la ciencia y lo que no. La epistemología es ese desbaratador de costuras que nos permite distinguir cuándo las puntadas son producto de métodos rigurosos y sistemáticos; verificados y progresivos, y cuándo se sostienen desordenadamente con pobre racionalidad.

Existen diversos tipos de razonamiento para diversos tipos de ciencia. En el caso del Trabajo Social sostengo que los hechos y las interpretaciones van de la mano; nuestra experiencia genera fenómenos y para maximizar la comprensión de éstos hay que entender la lógica sistémica en la que se manifiestan, lo que nos lleva a conversarlos con el saber científico que desde la profesión se ha generado. En el Trabajo Social no debemos relegar a los filósofos de la ciencia nuestro caudal de saberes, sobretodo cuando sostenemos una práctica que camina hacia su profesionalización. La epistemología nos debe competer a todos y más aún cuando la investigación funge de espina dorsal a nuestra intervención.

Acorde con Díaz (citada en Abarca, 2007), el conocimiento científico tiene que ser crítico; para el Trabajo Social esto implica tener la voluntad de cuestionar cómo se ha construido un saber, qué conceptos se operan y cuál es el rol práctico, social y político de la racionalización empleada. Finalmente, hacer de la epistemología un campo en nuestra agenda formativa, en definitiva nos permitirá tanto legitimar saberes que plasmemos en informes periciales como teorías que formulemos desde y para nuestra profesión.

 

Referencia

Abarca, Ramón. (2007). La Epistemología: Herramienta para precisar los campos científicos. Entelequia. Revista Interdisciplinar, 3(primavera), 75–83. Recuperado de: http:ideas.repec.org/a/erv/ancoec/y2007i3p75-83.html.