Mujer y Vivienda

 

La vivienda en un derecho humano reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos desde 1948 y en la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Sin embargo, hoy día, tener un techo en el que vivir supera la simple tenencia de cuatro paredes y un techo que habitar. Hoy hablamos de que la vivienda sea adecuada a las necesidades de quienes la habitan, segura, con iluminación y ventilación suficiente. También se habla de que ejercer el derecho implica que nuestra vivienda esté accesible a los servicios que necesitamos, que podamos participar en la toma de decisiones sociales, políticas, ambientales y económicas que pudieran afectar nuestros techos y sobretodo que tengamos seguridad en la tenencia del espacio en el que descansamos y recargamos energías para dinamizar la vida.

Picture1.png

Sin embargo, hace exactamente un año se publicó en el principal rotativo del país que: “Tiene rostro femenino el desahucio de viviendas en Puerto Rico”. En aquél entonces se narraba como ” el aviso llega y advierte que se inició un proceso para que desocupe la vivienda. La mujer, quien prefirió hacer la compra y atrasar varias veces el pago de la renta, ahora también se angustia porque su prole pueda quedar sin un techo que les resguarde. No comparte con otros su miedo y preocupación por temor a que su desgraciada situación la lleve también a perder la custodia de sus hijos.” Desde nuestra experiencia profesional podemos reconocer que este no es un caso particular, sino uno de muchos que ocurren a diario en este país donde el desahucio parece ser eminentemente femenino. Tal vez la gota que colme el nivel de angustia que esta realidad genera, fue el caso de la mujer que justo el día en que sería desahuciada en el municipio de Vega Baja, decidiera quitarse la vida.

Según estadísticas ofrecidas por la Coalición de Apoyo Continuo a las personas Sin Hogar en San Juan el 76% de las personas que buscaron ayuda de un programa federal para quienes están a punto de perder la casa eran jefas de familia. Este panorama nos lleva a preocuparnos como profesionales pero también a ocuparnos de esta violación e identificar cuantas alternativas sean posibles a diversas escalas y escenarios para poder acompañar a las mujeres a ejercer dignamente su derecho al techo.

A continuación compartimos varios recursos e iniciativas para poder articular una acción profesional que responda por el derecho a la vivienda. La idea es que puedas acceder los recursos provistos a modo de formación profesional. Por otro lado, sabemos que el tema de vivienda nos impacta a diario. Si conoces historias de vida que merezcan ser difundidas para ayudar a crear conciencia y visibilizar la urgencia de políticas sociales que respondan a esta cuestión puedes escribir a observatorioviviendapr@gmail.com

Finalmente, si interesas facilitar talleres, recibir adiestramiento, desarrollar proyectos o integrarte a esta discusión a nivel nacional, no dudes en escribir a la dirección provista. ¡Tu formación y apoyo a esta causa abonará a la semilla que intentamos regar para que ejerzamos dignamente el derecho al techo en Puerto Rico!

Proyectos Internacionales que pudieran implementarse para investigación-acción:

Respuestas en la Isla, instancias de acción social y denuncia pública:

Instancias de servicios a la población del Gobierno:

Programa Emergency Solutions Grant (ESG) que dispone de limitados fondos para prevención de  desahucio, administrado por el Departamento de la Familia

Proyectos ante el Senado:

La senadora Margarita Nolasco encomendó un estudio sobre la situación de jefas de familia en riesgo de perder su vivienda. A mayo 2015, la Comisión de Asuntos de la Mujer y la Comisión de Vivienda del Senado presentaron un informe en el que recomiendan a los departamentos de la Vivienda y de la Familia a actualizar sus datos sobre los procesos de desahucio para determinar su impacto en las jefas de familia. Además, instaron a la Oficina de la Procuradora de la Mujer a hacer un estudio sobre la realidad y necesidades de las mujeres en el país.

Nota redactada por Kamil Gerónimo para el Colegio de Profesionales del Trabajo Social de Puerto Rico, mediante una iniciativa de la Comisión Permanente de Acción Social para la Defensa de los Derechos Humanos y la Inclusión con motivo de la Campaña de 16 días de activismo contra la violencia de género. 

Anuncios

Sobrevolando Canadá: Reseña de la 9na Asamblea del Consejo Internacional de Educación de Adult@s

Hace unos días llegué a la ciudad de Montreal y en unas horas parto nuevamente. Las emociones han sido tantas, dado el enriquecedor motivo que me trajo, que apenas he tenido la oportunidad de asimilar mi visita a estos lares. Finalizaba el mes de mayo, cuando fui invitada a participar de la novena asamblea mundial que realizaría el Consejo Internacional de Educación de Adultos (ICAE, por sus siglas en inglés). Según me informaron, el consejo estaba interesado en contar con la presencia de las y los jóvenes que fueron formados el pasado mes de noviembre en la “ICAE Academy for life-long learning advocacy” en Madaba, Jordania. Habiendo participado de esa experiencia, sentía que no eran pocas las aportaciones que se esperaban; a las nuestras, se sumarían las de cientos de educador@s alrededor del mundo.

Me preguntaba: qué decir, desde dónde hablar, con quienes establecer contactos, cómo poder reportar estas experiencias de vuelta a mi organización base: La Nueva Escuela. Mis cuestionamientos tenían respuestas; sin embargo, organizarse para poder cumplir con todas las metas en unos cinco días no era tarea fácil. Felizmente, nunca he soportado el desorden, así que me puse manos a la obra. Por un lado, decidí que asumiría turno en el micrófono en talleres o paneles que me provocaran. Por otro lado, hablaría desde mi experiencia como educadora popular independentista en Puerto Rico, dicha experiencia sería complementada por los conocimientos que he podido generar durante mi formación graduada en trabajo social en mi Isla, España y Brasil. Contrario a la meta de muchos colegas, de identificar contactos para financiar sus trabajos locales, me dedicaría a estrechar vínculos con el Sur global en busca de experiencias que complementaran nuestros procesos de formación política, así como exponer el caso colonial de Puerto Rico. Con frecuencia me sorprende la cantidad de cosas buenas que me suceden en el camino; resulta que el ICAE me pidió una colaboración especial como comunicadora en el evento dado mi evidente entusiasmo por la fotografía. Una cosa llevó a la otra y como debía documentar casi todas las actividades, tuve acceso a gran parte de los paneles, así como entrevistas exclusivas con las y los exponentes. Eso me permitió una perspectiva “glocal”. Por un lado, entendí la complejidad del evento, en términos de estructura y contenido. Por otro, profundicé en las aspiraciones, emociones e impresiones de quienes se dieron cita.

El evento abrió el jueves 11 de junio, con una plenaria en la que se debatiría sobre Mujeres, Nativ@s y la Descolonización de la educación. Un total de seis panelistas de Quebec, Guatemala, Estados Unidos, Uruguay, Burkina Faso e India, compartieron no solo sus trabajos, sino la preocupación constante de enfrentar la descolonización en países que, al menos jurídicamente, son independientes. Definitivamente, la exposición de la asiática Helena Wong, desafió todas las nociones que no pocos tenían sobre las condiciones sociales, opresivas y discriminatorias que ha experimentado al interior de Estados Unidos en su trabajo con la Justicia Global y la Marcha Mundial de las Mujeres. Su coyuntura y la precisión que dedicó a la crítica de la educación allí, me permitió reaccionar desde la experiencia puertorriqueña. Su exposición me llevó a darme cuente de un absurdo y una hipocresía en la historia entre Estados Unidos y Puerto Rico; en mi cabeza pensaba cuán hipócrita es, aunque no deje de ser importante la denuncia internacional, que desde el “Primer Mundo” se condene la mutilación del clítoris en algunos países del Africa, mientras en Puerto Rico los cuerpos de las mujeres fueron esterilizados mediante operaciones involuntarias por parte del gobierno colonial. Bien dicen que muchas cosas son relativas o que dependen de la perspectiva con que se miren; lo que este evento permite es poner contrarrestar la forma en la que se asume es la vida y los discursos en el Norte global y, porqué no, poner los puntos sobre las íes.

Llegado el viernes, comenzó el maratón con una plenaria y conversatorio entre el ICAE y Greenpeace internacional. Luego de una exposición un tanto legalista de este último, la audiencia abarrotó al representante con cuestionamientos sobre acciones infladas que son atribuidas a este organismo en término de incidencia, así como las contradicciones que se plantean a la sociedad para enverdecer el mundo que vivimos desentendiéndose de un orden social en el que el trabajo de muchos y muchas depende del ritmo que lleva el pseudo-desarrollo que se vive. El clima de la discusión reveló que no son pocos los sentimientos encontrados que una interacción con el Greenpeace genera. Sin embargo, aún cuando muchas veces redes internacionales como el ICAE aparentan ser tan complejas y grandes como para que quepan todo tipo de discursos, sí hubo una audiencia de 300 personas dispuestas a defender sus reservas en cuanto a propuestas ciegas, superficiales, insuficientes y hasta contradictorias. Ya en la tarde aproveché para documentar los talleres y entrar en contacto con las y los ponentes. Hay un asunto racial y étnico innegable en este evento. Con frecuencia los talleres ofrecidas por canadienses o europeos contaron con una audiencia de esos países. En cambio aquellos ofrecidos por african@s, asíatic@s y latin@s, contaron con una diversidad de audiencia. Al parecer, algunos hablamos para el mundo y otros se hablan entre sí mism@s. Curiosamente, me gustó que algunos talleres en los que la audiencia fue mínima, la participación fue más íntima, permitiéndole a quienes se presentaron exponer más sobre sus escenarios locales. Tener esta oportunidad no es algo dado o que puede ser atendido levemente.

Con frecuencia es tanto el bombardeo de experiencias y nuevas personas en un espacio tan reducido de tiempo, que se presenta tanto el cansancio como el pensamiento sub-alterno. Nos cuesta, a l@s jóvenes, a l@s mujeres, a l@s negros, a l@s homosexuales, validar las experiencias que tenemos y el conocimiento que hemos construido. Esto recrudece cuando vemos que desde Europa o bien América del Norte, se produce tanto material didáctico o se interactúa con eficacia diversas tecnologías de presentación. Sin embargo, me enorgulleció cómo durante las entrevistas, se hacía referencia a las grandes lecciones que Chile, Guatemala, India y Burkina Faso, habían aportado al evento, la profundidad de sus saberes y cuánto había provocado. A veces se piensa que el día a día es tan minúsculo, en comparación a lo que el mundo vive, que olvidamos que es en la cotidianidad donde la historia se va escribiendo y en ella reside el poder de transformarla. En ese sentido estos espacios, son siempre de sentimientos encontrados, de festejo por reencontrarse con caras conocidas y por exportar lo que vivimos, pero de insatisfacción al sentir que no se logra decir todo y que se nos podrá olvidar fácilmente. No por menos una vive aturdida, aunque feliz. Después de todo, lo más poderoso es no saberse sol@, entusiasmarse con nuevos desafíos, incorporar nuevas consideraciones y comprometerse globalmente.

A efectos de resumir esos dos días de talleres, cuelgo aquí el album de fotografías. Aprovecho también para compartir los enlaces de los dos videos- primero y segundo– que pude filmar y editar para las redes sociales del ICAE en Facebook y en Twitter. Finalmente, hay que destacar que el evento, también incluyó un cuarto día en que se celebró la Asamblea General del ICAE, para seleccionar el nuevo comité directivo y la junta de directores. Luego de una puja fuertísima que implicó reuniones de campaña política entre las diversas regiones, el Sur consiguió equilibrar la representación internacional en los once puestos seleccionados, para los cuales ocupamos al menos seis con dos nombramientos de Africa a la junta, dos de latinoamérica, uno de Jamaica y uno de filipinas. Se entiende, esto recién lo he aprendido, que lo más importante en un evento de esta escala es la declaración final, en la que se incluyen los lineamientos políticos principales bajo los cuales la red funcionará por los próximos cuatro años. Es un documento que se presenta y que se edita durante el primer y segundo día según se recibe el insumo de las y los presentes. Al final, se relee y se aprueba; aún no ha sido colocado virtualmente pero espero compartirlo tan pronto tenga acceso a este.

Llegó el domingo, el cansancio late en los pies y aunque hubo noches de relajación y festejo, no es hasta mañana que podré conocer un poco más la ciudad antes de viajar de regreso a Río de Janeiro para terminar mi semestre de estudios. Tanto la maleta como la cabeza van llenas de ideas, de cuentos, de recuerdos y de pasión. No veo la hora en la que regrese a mi patria a socializar todo esto. Mientras tanto, sólo queda esperar…

10898085_10152972346233325_7232750004426535974_n 10402883_10152972298908325_1406953557041788821_n 11427659_10152976708828325_4391300184515380176_n 11393141_10152972210248325_3796995417401735241_n 1888698_10152973703808325_7688360382406957928_n 11392916_10152972679158325_317212697115348150_n 11377151_10152972211353325_2575942307843577790_n 11401272_10152972210318325_5635600422492256953_n 11406785_10152976715138325_97010512039993829_n 11391677_10152972249608325_7334659360651139337_n 17678_10152975232738325_8258241940728395976_n 11108325_10152972250043325_1107503629292809734_n 10676293_10152972807418325_2859658346784267259_n 11390242_10152970889333325_3412907395942835147_n 11229893_10152972344048325_4692557021562749021_n11401326_10155709200495434_9054962700600834051_n

Guatemala

Son las 7 de la noche y voy de regreso a Puerto Rico. La primeras dos inspecciones fueron en Guatemala y la tercera en la escala panameña. Puerto Rico, afortunada tierra a la que entra de todo, excepto su autodeterminación, y bien que pagan la cuota quienes militan dichas ideas.

la foto

Guatemala es una tierra que trata de esconderse, pero que lo comunica todo. Entre las luces de la ciudad y su apretado comercio se distinguen los espacios inhabitables, aunque atestados de gente. Acantilados por donde la “ley y el orden” se precipitan con la misma fuerza que la basura que se arroja sin mesura. Acantilados desde donde el pueblo guatemalteco resiste y legitima su derecho a la ciudad. ¿Cuánta identidad puede existir en un espacio que se puede traspolar a cualquier lugar del mundo? A cualquier lugar donde haya un centro urbano que concentre la noción de progreso y una población que se juegue la vida por vivir en él, alrededor de él, arriba de él y en este caso, debajo de él.

DSC_0418

Ciudad de Guatemala, como Lima o San Salvador, es una ciudad de gente pequeña, de mirada baja, ego encorvado y calidez insuperable. Se ve siempre en sepia, se suda en naranja y se oye al ritmo de un parque de diversiones sólo para carros. Difícil es escapar del sabor a maíz, siempre presente en tamales, tortillas, mazorcas y alcohol. Maíz, que al ser complementado con cebollas, salsas, cilantro y queso pulverizado, se convierte en una bofetada a la nariz, atentado de placer al paladar y tranque digestivo. Proceso que en sí carga la esencia, la dualidad de un pueblo maya cuya historia es una receta de subversiva cocción.

IMG_4117

Conocí a Guatemala por El Señor Presidente y Weekend in Guatemala, de Miguel Angel Asturias. Novelas cuyas escenas recreé alguna vez en calles como aquellas. Ficción, que ojalá sólo ficticiamente, recoge la torturada existencia tras los gobiernos militares, las dictaduras, el intrínseco fervor religioso y la predecible imponencia del gobierno de Estados Unidos de América.

el-senor-presidente

Reconocía a Guatemala por ser la tierra en que Rigoberta Menchú forjó su conciencia. Conciencia que durante su pasar por la vida atestiguó la quema en público de un hermano que apenas comenzaba a vivir; el incendio público de una estructura que albergaba a un padre que recién comenzaba a heredar un patrimonio de lucha; la servidumbre de una madre que ya había perdido dos infantes intoxicados por las fumigaciones en los sembradíos de algodón; y la valentía de dos hermanas que optaron pro enfilar las armas e internarse en las montañas.

MV5BMTAwMDA5NTU1OTJeQTJeQWpwZ15BbWU3MDU3MDg2MjE@._V1_SY317_CR5,0,214,317_

Pensaba, mientras hacía maletas para ir, que por el carácter del evento al que asistiría, no me alcanzaría el tiempo de conocer alguna lucha de movimiento social in situ. Estaría de diálogo en gestión, dada la reunión del Comité Directivo del Consejo de Educación de América Latina y el Caribe, en representación del último. No obstante, llegado el tercer día, una gran noticia resucitó aquél interés. Finalizado el evento, nos adentramos a conocer la lucha de La Puya.

DSC_0402

DSC_0439

Si bien esta experiencia la narro con detalle en mis diarios del 7 de abril, hoy resumo se trata de un Campamento de Resistencia Pacífica en contra de un proyecto minero que pretende extraer oro de suelo guatemalteco. La Puya cumple ya un año de estructura y organización, en el que no han faltado amenazas, insultos, persecución y balaceras. El gobierno ha pactado con la industria minera un modelo extractivista androcéntrico cuyas repercusiones ambientales amenazan la ya desnuda vida de las comunidades aledañas. Comunidades no informadas, no consultadas, engañadas.  Nuevamente, situación que se torna el día a día de Nuestra América.

DSC_0449

Este ejército de valientes apasionados y adoloridos hoy dicen BASTA. Su motor cotidiano es una fé en un Cristo que lleva impreso en su batola la insignia comunista. Un movimiento que por tácticamente no ha respondido a las estrategias de violencia, que ha preferido cantar, alabar, e ignorar los insultos. No soy creyente, pero sin duda su fe les ha permitido hermanarse y luchar mano a pies, formarse políticamente, reconocerse equitativamente y responder colectivamente en función de su autonomía. Claro que aún les falta!… es “un pueblo sin piernas pero que camina”. Su iniciativa, sin duda, es parte de la reserva moral que nos queda para no dejar caer la toalla en medio de una crisis de valores que se ha llevado consigo el carácter de urgencia y la responsabilidad que tenemos- y debemos- a las futuras generaciones.

P1110239

Guatemala late en cada corazón que la visita y que empieza a comprenderla. Guatemala se expresa en cada vibrante tejido de su majestuosa artesanía. Se piensa y se sueña con cada puesta de Sol, con cada Nahuatl y su presagio. Sólo por ello, nunca se olvida.

SONY DSC

¿Con qué se come la Horizontalidad?

Actualmente practico mi activismo y militancia política en La Nueva Escuela. Se trata de un colectivo, cuya estructura es autodiagnosticada como horizontal.

Resulta que me encanta cuestionarme los valores que epitetamos y aceptamos como dados, como obvios al entendimiento. La sábana nos arropa un poco de crítica por aquí y otro poquito por allá. Así que en animos de mantener el cuestionamiento a la realidad corriendo, traigo una propuesta: Cuestionemos lo que entendemos por Horizontalidad.

La raiz de esta inquietud deviene de nuestra reciente participación en múltiples instancias a las que nos integramos y en las que colaboraboramos. ¿Con qué se come la horizontalidad?

El diagnóstico del cirujano general (Wikipedia) apunta a que se trata de una forma de trabajo en la que l@s miembr@s de un grupo de trabajo, instancia o institución participan y asumen una voz equitativa con el resto del grupo. Cuando la horizontalidad comienza a rodar su función tod@s l@s presentes sienten un breve corrientazo. Much@s lo expresan de múltiples maneras, pero el resultado se siente en el momento en que intervienen como sujet@s históricos dispuest@s a asumir la voz que en otros espacios les es negada. Por esa voz entiendo la comunicación verbal, no verbal o la asistencia a actividades convocadas. Por esos otros espacios me refiero a organizaciones o instituciones con estructuras jerárquicas, representativas, autocráticas, timocráticas, en fin, poco participativas. En conclusión si se celebra una reunión o actividad hay horizontalidad cuando quienes asisten asumen su voz, participan y permiten que otr@s asuman la suya.

No obstante, en este escenario tambíen ocurren problemas técnicos. De momento hay quienes hablan más que otr@s, quienes coartan el que otros hablen, quienes asumen responsabilidades y quienes no, quienes asumen cuotas de poder legitimadas colectivamente según se adora el conocimiento que dich@s miembr@s poseen y por ende la autoridad, quienes persisten asistiendo y a quienes vemos menos cada vez, quienes padecen de reunionitis y sólo se les convoca a tareas específicas o actividades coyunturales, quienes asumen la planificación estratégica y quienes esperan por el plan, quienes redactan el boletin y quienes simplemente lo pasquinan, quienes nos representan en otros espacios eternamente, quienes están bien activaos(ás) y a quienes si no se les llama ni al caso, quienes apoyan la realización de actividades, se comprometen y después no están, quienes asumen diversos niveles de compromiso y quienes asumen todos esos niveles en múltiples organizaciones.

La cereza en la Piña Colada político-organizativa es que de momento nos vienen mil cuestionamientos: ¿qué hacemos con tanta vaina?, ¿cómo allegamos a más gente?, ¿cómo reforzamos el compromiso?, ¿cómo dividirnos mejor el trabajo?, ¿cómo le pasamos la mano a quien no cumplió pero no queremos que se vaya? (después de todo esto es voluntario), ¿cómo creamos sentido de pertenencia?, ¿cómo rompemos el control que algun@s asumen?, ¿cómo planificamos colectivamente?, ¿cómo autoobservarnos y autocriticarnos? y un largo etcétera de intenciones y posibles marcos de acción.

¿Y qué propongo entonces? Vamo’ allá. Creo que esta vaina hay que manejarla mejor. Me refiero a colectiva, participativa, activa, crítica, equitativa y horizontalmente. Pero cuando traigo la horizontalidad hablo de que trascienda el espacio de nuestras reuniones y que prácticamente logré materializarse en la división de tareas de forma equitativa. No podemos asumir compromisos sin saber qué rol tendrá cada quien. Cada quien, en aras del compromiso, de motivar a más personas, de descentralizar las tareas, de crear sentido de pertenencia, de planificar horizontalmente, y otro largo etcétera, debe asumir tareas. Algun@s tendrán destrezas más desarrolladas, otr@s conocimientos que permitarán mayor agilidad, otr@s mejor capacidad para representarnos y otr@s mejor orientación estratégica y táctica.

No obstante si automáticamente respondemos al conociemiento avanzado al repartir tareas, much@s perderemos la oportunidad de forjarnos en la práctica, y los mism@s de siempre harán lo que colectivamente se consensa les toca. Además que partiríamos de la premisa de que el conocimiento es acabado y especializado, a lo fábrica en la que nos desprogramamos si salismos de las zonas de comodidad. ¿No abogamos nosotr@s por cuestionar y transformar la cotidianidad?

A ningun@ de nosotros nos toca otra cosa que no sea luchar si así lo creemos, y hacer que cada vez seamos más quienes asumamos esa voz y particpación en nuestra realidad social. Pero si no nos cuestionamos el cómo de la praxis y sólo apuntamos a que los reclamos que tenemos lleguen y veamos algunos resultados entonces no nos distanciaremos, realmente, de aquellos otros espacios en los que un@s mandan y otr@s siguen, un@s leen y otr@s escuchan, un@s hacen y otr@s disfrutan, un@s madrugan y otros marmotean, un@s están bien activaos(ás) pero a la larga se quedan sol@s.

Una invitación: Comamos horizontalidad pero no nos indigestemos en la práctica. Si apestamos luego repelemos gente.

Un dulce freiriano: “Nadie libera a nadie y nadie se libera solo [a]”

Bienvenidos los intercambios sobre ésto.

Un país africano que nunca fue Colonia

La Emperatriz Taytu (1853-1918) fue y es una mujer de gran importancia semiótica en la historia del pueblo etíope así como de todo el continente Africano. Sus estilos de gobierno retaron el devenir colonial que marcaba la historia de todos los demás países africanos, las formas de regir el país,  los roles asignados a la mujer africana de fines del siglo XIX y principios del XX, la alta administración y el paisaje geográfico de Etiopía. A través de este ensayo exploraré aquellos eventos, ideologías y acciones que hacen de esta mujer una líder política e históricamente destacada.

Emperatriz Taytu

Su nombre de pila era Walata Mikáel y fue coronada Reina de Shewa en 1883. (Christensen, 2009). Se tornó emperatriz cuando su esposo Menelik se convirtió en emperador. Se le atribuye el éxito contra el ejército colonial italiano en la Batalla de Adwa en 1896 (LaVerle & Ofcansky , 2002). Cuando apenas era rey Menelik realizó estrategias diplomáticas secretas en las que retó la autoridad de los emperadores etíopes vigentes y ganó así el apoyo del gobierno británico e italiano para ser emperador (Wilson, 2005). Los colonos no percibieron el verdadero interés de la pareja: proteger la soberanía de Etiopía y detener la invasión europea. Aún cuando habían logrado que Menelik firmara el Tratado de Wuchalé (1889), que convertía a Etiopía en protectorado italiano, no evitaron que emperatriz descubriera una trampa en el documento. Gracias a ella Menelik disolvió el tratado forzó al conde italiano a revelar su engaño. Aunque su apuesta era pacífica no dejaron de prepararse para la guerra. Italia sometió una versión “mejorada” del tratado que fue rechazada por ser aún más restrictiva. El detonante de la Batalla de Adwa (1896) fue el interés italiano en defender su orgullo nacional en la comunidad europea.  Etiopía ganó la batalla con escasas armas. “Consequently, the famous victory saved Ethiopia from European colonialism, making it the only country to survive as an independent state from the so-called ‘scramble for Africa’ “ (Guyer, 2011). Taytu dirigió el rol que las mujeres jugaron en dicha batalla. Wilson (2006) establece que la astucia de Taytu para interpretar el tratado, el rol que jugó en la guerra y la inclusión que otorgó a las mujeres hicieron posible la victoria por la soberanía del único territorio africano que nunca fue colonia. Aún cuando el rol de las mujeres se limitó al cuidado doméstico de las tropas, abrió las puertas para que las mismas fueran parte integral de la defensa nacional.  Por esta razón Abraham, citado en Guyer (2011) enunció: “It was his wife, Queen Taitu, who was really behind the success”.

En lo referente a su regimiento hay que destacar que a finales de la década de 1910 Taytu se convirtió en: canal supremo de comunicación hacia el emperador durante su convalecencia, defensora de las mujeres y responsable de drásticos cambios políticos (Prouty, 1986).  Taytu asumió la representación de su esposo en el quehacer político nacional mientras, junto a doctores europeos, custodiaba a Menelik quien autorizaba finalmente las decisiones que ella tomaba. Ella supo aprovechar la cercanía de diplomáticos y médicos para conocer la posición sobre diversos asuntos y forjarse la propia.  Su reputación se vio en juego toda vez que la acusaban de autoritaria o manipuladora. Sin embargo fue Taytu quien se encargó de denunciar a doctores que intentaron matar al emperador. La gestión para divulgar estas denuncias concluyó en la primera inserción de Etiopía en las relaciones internacionales. Taytu era una grandiosa estratega. “Both Ethiopians and the foreign community thought she was taking advantage of Menelik’s weak condition by making political decisios in his name, and indeed she was” (Marcus, 1988). Aún así la presión europea, particularmente alemana, era tan prepotente que aún sus enemigos unieron fuerzas en contra de los mediadores externos.

En lo que respecta a las mujeres en una ocasión viajó a Debre Libano con Menelik e hicieron una parada en un monasterio en el que Taytu fue rechazada. Dado que sólo los hombres contaban con monasterios y en ningún lado del Libro Sagrado se establecía que las mujeres debían hacer sus oraciones separadas de los hombres Taytu sugirió la construcción de un espacio para mujeres que fue aprobado por el emperador. Esta iniciativa fue trascendental en una época en que los mojes “preferían morir”  (Prouty, 1986), antes que compartir votos con algo tan mundano como las mujeres.

En materia de administración Taytu revisó las concesiones y monopolios al pueblo y la realeza, promoviendo cambios en la distribución de riquezas, removiendo hombres de puestos políticos heredados y alterando las transacciones comerciales nativas e internacionales. (Prouty, 1986)

En términos geográficos Taytu fundó la ciudad de Addis Ababa, que significa “nueva flor” (Chirisa, 2008). En su época esta región contaba con primaveras muy calientes como mayor atractivo. En 1902 la emperatriz decidió forestarla importando árboles de eucalipto desde Australia cambiando así el paisaje de lo que pronto se tornó en una ciudad importantísima para la sustentabilidad. Junto a ello promovió la distribución de tierras para poblar la ciudad y la construcción de un tren que colocó a la ciudad cómo metrópolis del continente pues en ella se ubicaron las oficinas centrales en favor de la Unión de África.

Como pudimos apreciar Taytu es reconocida como responsable del éxito en la Batalla de Adwa y en la lucha en contra de colonialismo en Etiopía. Mientras representó a Menelik cuestionó las relaciones de poder en la realeza, los monasterios e impulsó medidas para el mejor regimiento del país. En este sentido simpatizo con su estrategias problematizadoras y transformadoras de la realidad. En su mandato retó los roles atribuidos a la mujer en materia de defensa nacional y creó espacios de encuentro entre las mismas.  Desde u punto de vista crítico destaco que durante la Batalla de Adwa, a pesar de haber incluido a la mujer en dicha lucha, la participación se vio limitada a elementos domésticos como la provisión de agua y tratamiento médico. Por otro lado a pesar de haber creado un monasterio para mujeres este espacio, lejos de promover la integración de géneros, afirmaba aún más la brecha promoviendo sólo la voluntad de las mujeres sobre los hombres.  En materia administrativa cuestionó la distribución de riquezas y las concesiones a la realeza aunque esto no necesariamente garantizara, como entiendo justo, la distribución equitativa de los recursos y oportunidades políticas.

Taytu trascendió las fronteras políticas, históricas, geográficas y culturales, razón por la cual hoy podemos encontrar al otro lado del mundo, en la ciudad de Cleveland, Ohio, un restaurant que lleva su nombre (Mitchel, 2008). Además persiste el Empress Taytu Light of Ethiopia Committee que se organizó en el 2004to serve in the capacity of recognizing the past contributions of Ethiopian women in varying fields ranging from that of the social, economic, and political. The group also serves to encourage and broaden women’s involvement in these areas for the future” (Kifle, 2004). Por todos estos eventos, ideologías y acciones respaldo el lugar que la Emperatriz Taytu ocupa en la historia de su país y en la historia de liberación y soberanía del continente africano.

Bibliografía

Chirisa, I. (2008). Population growth and rapid urbanization in Africa: Implications for sustainability . Journal of Sustainable Development in Africa , 10 (2).

Christensen, M. (2009, January 17). Worldwide Guide to Womwn in Leadership. Retrieved September 17, 2011, from Guide 2 Women Leaders: http://www.guide2womenleaders.com/womeninpower/Africa.htm

Guyer, H. (2011, marzo). The Battle of Adwa: Won by Emperor Menelik II of Ethiopia. Ferrenge Ethiopia (34).

Kifle, S. (2004, February). Empress Taytu Light of Ethiopia Committee launched. Retrieved September 17, 2011, from Capital Ethiopia: http://www.capitalethiopia.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1036%3Aempress-taytu-light-of-ethiopia-committee-launched-&Itemid=9

LaVerle, B., & Ofcansky , T. (Eds.). (2002). Ethiopia, a country study. Retrieved September 17, 2011, from Blacmask: http://www.blackmask.com

Marcus, H. (1988). Book Review: EMPRESS TAYTU AND MENILEK II: ETHIOPIA 1883-1910. By Chris Prouty. . The International Journal of African Historical Studies , 21 (3), 571-572.

Mitchel, S. (2008, abril). Empress Taytu Ethiopian Restaurant. Retrieved September 17, 2011, from Cleveland About: http://cleveland.about.com/od/eastsideeateries/gr/empresstaytu.htm

Prouty, C. (1986). Empress Taytu becomes de facto leader in Ethiopia. In C. Prouty, Empress Taytu and Menllek II, Ethiopia 1883-1910 (pp. 305-321). Trentron, NJ: Red Sea Press.

Wilson, L. (2005). The Battle of Adwa: Reflections on Ethiopia’s Histori Victory Against European Colonialism. Horn of Africa Journal , xi.