Educación Popular y Educación Alternativa: Algunas diferencias

Puede que haya mucha inutilidad en posicionarse para hacer la crítica de la crítica. En mi caso no lo asumo así porque mi propia práctica no cesa y la crítica no la hago sentada comodamente. Solo encontré preciso aclarar algunos conceptos desde lo que he aprendido en mi praxis (política) y que me ha ayudado a sentir que aporto desde cierta coherencia ideológica. A l@s compas relacionados espero que lo asuman con la mejor apertura posible…y uso las redes porque lo que me gustaría aclarar puede servir a otr@s. 

Me parece que no debe confundirse o utilizarse indistintamente la educación alternativa y la educación popular. Debe saber reconocerse cuando se hace una y cuando se hace la otra, principalmente para no restar a la última lo que ha caracterizado desde el pasado siglo. Una cosa es servir de camino alterno, de ofrecer alternativas diferentes, incluso contenidos anclados a la realidad social, ejercicios dinamicos y participativos de forma que se cultive pasión por el cambio en el camino. Estos aspectos, escenciales a la construcción de un mundo diferente, son indispensables para vivir en otro mundo posible de igualdad, de equidad, de compañerismo, en fin de alternativas a lo que se tiene. Sin embargo, desde este tipo de propuesta alternativa aún persiste la posibilidad de coexistir con el mundo que se tiene. Desde que no necesariamente existe una lucha en contra del sistema que prevalece hegemónicamente, podemos sentir que para vivir en un mundo distinto (precisamente) basta con el desarrollo de una practica alternativa en la que pueda posponerse asumir una postura crítica a las bases materiales que sostienen el sistema que nos lleva precisamente a necesitar alternativas.

El camino de la Educación Popular es distinto. No es una educación que merodea la construcción de alternativas en abierta indiferencia con el mundo en que vivimos, sino todo lo contrario. Entre uno de sus rasgos fundamentales está la crítica a los sistemas pedagógicos imperantes por responsabilizarlos del rumbo que lleva la realidad cotidiana, por responsabilizarlos de los valores que transmite, por responsabilizarlo de la forma en que abiertamente escapa toda neutralidad y reproduce el contenido necesario para que el capitalismo, el patriarcado, el eurocentrismo, el colonialismo y la colonialidad anden. En este sentido, no hay como avanzar sin encararlos. Y cuando nuestros niños y niñas despiertan en esta crítica, su activismo, su praxis gana mejores posibilidades de transformación hacia mundos específicos y no meramente alternos.

Por eso encuentro necesario distinguir. La educación alternativa y la educación popular no son equivalentes, ni sinónimos. Incluso tampoco diría que una es paso previo de la otra porque la ideología de la que parten son también distintas en materia del contenido de ciertas transformaciones sociales y sobretodo políticas.

Sin animo de contiendas banales o de recelos por el trabajo que no deja de ser arduo y lo reconozco, abro esta discusión.

Anuncios

Sobrevolando Canadá: Reseña de la 9na Asamblea del Consejo Internacional de Educación de Adult@s

Hace unos días llegué a la ciudad de Montreal y en unas horas parto nuevamente. Las emociones han sido tantas, dado el enriquecedor motivo que me trajo, que apenas he tenido la oportunidad de asimilar mi visita a estos lares. Finalizaba el mes de mayo, cuando fui invitada a participar de la novena asamblea mundial que realizaría el Consejo Internacional de Educación de Adultos (ICAE, por sus siglas en inglés). Según me informaron, el consejo estaba interesado en contar con la presencia de las y los jóvenes que fueron formados el pasado mes de noviembre en la “ICAE Academy for life-long learning advocacy” en Madaba, Jordania. Habiendo participado de esa experiencia, sentía que no eran pocas las aportaciones que se esperaban; a las nuestras, se sumarían las de cientos de educador@s alrededor del mundo.

Me preguntaba: qué decir, desde dónde hablar, con quienes establecer contactos, cómo poder reportar estas experiencias de vuelta a mi organización base: La Nueva Escuela. Mis cuestionamientos tenían respuestas; sin embargo, organizarse para poder cumplir con todas las metas en unos cinco días no era tarea fácil. Felizmente, nunca he soportado el desorden, así que me puse manos a la obra. Por un lado, decidí que asumiría turno en el micrófono en talleres o paneles que me provocaran. Por otro lado, hablaría desde mi experiencia como educadora popular independentista en Puerto Rico, dicha experiencia sería complementada por los conocimientos que he podido generar durante mi formación graduada en trabajo social en mi Isla, España y Brasil. Contrario a la meta de muchos colegas, de identificar contactos para financiar sus trabajos locales, me dedicaría a estrechar vínculos con el Sur global en busca de experiencias que complementaran nuestros procesos de formación política, así como exponer el caso colonial de Puerto Rico. Con frecuencia me sorprende la cantidad de cosas buenas que me suceden en el camino; resulta que el ICAE me pidió una colaboración especial como comunicadora en el evento dado mi evidente entusiasmo por la fotografía. Una cosa llevó a la otra y como debía documentar casi todas las actividades, tuve acceso a gran parte de los paneles, así como entrevistas exclusivas con las y los exponentes. Eso me permitió una perspectiva “glocal”. Por un lado, entendí la complejidad del evento, en términos de estructura y contenido. Por otro, profundicé en las aspiraciones, emociones e impresiones de quienes se dieron cita.

El evento abrió el jueves 11 de junio, con una plenaria en la que se debatiría sobre Mujeres, Nativ@s y la Descolonización de la educación. Un total de seis panelistas de Quebec, Guatemala, Estados Unidos, Uruguay, Burkina Faso e India, compartieron no solo sus trabajos, sino la preocupación constante de enfrentar la descolonización en países que, al menos jurídicamente, son independientes. Definitivamente, la exposición de la asiática Helena Wong, desafió todas las nociones que no pocos tenían sobre las condiciones sociales, opresivas y discriminatorias que ha experimentado al interior de Estados Unidos en su trabajo con la Justicia Global y la Marcha Mundial de las Mujeres. Su coyuntura y la precisión que dedicó a la crítica de la educación allí, me permitió reaccionar desde la experiencia puertorriqueña. Su exposición me llevó a darme cuente de un absurdo y una hipocresía en la historia entre Estados Unidos y Puerto Rico; en mi cabeza pensaba cuán hipócrita es, aunque no deje de ser importante la denuncia internacional, que desde el “Primer Mundo” se condene la mutilación del clítoris en algunos países del Africa, mientras en Puerto Rico los cuerpos de las mujeres fueron esterilizados mediante operaciones involuntarias por parte del gobierno colonial. Bien dicen que muchas cosas son relativas o que dependen de la perspectiva con que se miren; lo que este evento permite es poner contrarrestar la forma en la que se asume es la vida y los discursos en el Norte global y, porqué no, poner los puntos sobre las íes.

Llegado el viernes, comenzó el maratón con una plenaria y conversatorio entre el ICAE y Greenpeace internacional. Luego de una exposición un tanto legalista de este último, la audiencia abarrotó al representante con cuestionamientos sobre acciones infladas que son atribuidas a este organismo en término de incidencia, así como las contradicciones que se plantean a la sociedad para enverdecer el mundo que vivimos desentendiéndose de un orden social en el que el trabajo de muchos y muchas depende del ritmo que lleva el pseudo-desarrollo que se vive. El clima de la discusión reveló que no son pocos los sentimientos encontrados que una interacción con el Greenpeace genera. Sin embargo, aún cuando muchas veces redes internacionales como el ICAE aparentan ser tan complejas y grandes como para que quepan todo tipo de discursos, sí hubo una audiencia de 300 personas dispuestas a defender sus reservas en cuanto a propuestas ciegas, superficiales, insuficientes y hasta contradictorias. Ya en la tarde aproveché para documentar los talleres y entrar en contacto con las y los ponentes. Hay un asunto racial y étnico innegable en este evento. Con frecuencia los talleres ofrecidas por canadienses o europeos contaron con una audiencia de esos países. En cambio aquellos ofrecidos por african@s, asíatic@s y latin@s, contaron con una diversidad de audiencia. Al parecer, algunos hablamos para el mundo y otros se hablan entre sí mism@s. Curiosamente, me gustó que algunos talleres en los que la audiencia fue mínima, la participación fue más íntima, permitiéndole a quienes se presentaron exponer más sobre sus escenarios locales. Tener esta oportunidad no es algo dado o que puede ser atendido levemente.

Con frecuencia es tanto el bombardeo de experiencias y nuevas personas en un espacio tan reducido de tiempo, que se presenta tanto el cansancio como el pensamiento sub-alterno. Nos cuesta, a l@s jóvenes, a l@s mujeres, a l@s negros, a l@s homosexuales, validar las experiencias que tenemos y el conocimiento que hemos construido. Esto recrudece cuando vemos que desde Europa o bien América del Norte, se produce tanto material didáctico o se interactúa con eficacia diversas tecnologías de presentación. Sin embargo, me enorgulleció cómo durante las entrevistas, se hacía referencia a las grandes lecciones que Chile, Guatemala, India y Burkina Faso, habían aportado al evento, la profundidad de sus saberes y cuánto había provocado. A veces se piensa que el día a día es tan minúsculo, en comparación a lo que el mundo vive, que olvidamos que es en la cotidianidad donde la historia se va escribiendo y en ella reside el poder de transformarla. En ese sentido estos espacios, son siempre de sentimientos encontrados, de festejo por reencontrarse con caras conocidas y por exportar lo que vivimos, pero de insatisfacción al sentir que no se logra decir todo y que se nos podrá olvidar fácilmente. No por menos una vive aturdida, aunque feliz. Después de todo, lo más poderoso es no saberse sol@, entusiasmarse con nuevos desafíos, incorporar nuevas consideraciones y comprometerse globalmente.

A efectos de resumir esos dos días de talleres, cuelgo aquí el album de fotografías. Aprovecho también para compartir los enlaces de los dos videos- primero y segundo– que pude filmar y editar para las redes sociales del ICAE en Facebook y en Twitter. Finalmente, hay que destacar que el evento, también incluyó un cuarto día en que se celebró la Asamblea General del ICAE, para seleccionar el nuevo comité directivo y la junta de directores. Luego de una puja fuertísima que implicó reuniones de campaña política entre las diversas regiones, el Sur consiguió equilibrar la representación internacional en los once puestos seleccionados, para los cuales ocupamos al menos seis con dos nombramientos de Africa a la junta, dos de latinoamérica, uno de Jamaica y uno de filipinas. Se entiende, esto recién lo he aprendido, que lo más importante en un evento de esta escala es la declaración final, en la que se incluyen los lineamientos políticos principales bajo los cuales la red funcionará por los próximos cuatro años. Es un documento que se presenta y que se edita durante el primer y segundo día según se recibe el insumo de las y los presentes. Al final, se relee y se aprueba; aún no ha sido colocado virtualmente pero espero compartirlo tan pronto tenga acceso a este.

Llegó el domingo, el cansancio late en los pies y aunque hubo noches de relajación y festejo, no es hasta mañana que podré conocer un poco más la ciudad antes de viajar de regreso a Río de Janeiro para terminar mi semestre de estudios. Tanto la maleta como la cabeza van llenas de ideas, de cuentos, de recuerdos y de pasión. No veo la hora en la que regrese a mi patria a socializar todo esto. Mientras tanto, sólo queda esperar…

10898085_10152972346233325_7232750004426535974_n 10402883_10152972298908325_1406953557041788821_n 11427659_10152976708828325_4391300184515380176_n 11393141_10152972210248325_3796995417401735241_n 1888698_10152973703808325_7688360382406957928_n 11392916_10152972679158325_317212697115348150_n 11377151_10152972211353325_2575942307843577790_n 11401272_10152972210318325_5635600422492256953_n 11406785_10152976715138325_97010512039993829_n 11391677_10152972249608325_7334659360651139337_n 17678_10152975232738325_8258241940728395976_n 11108325_10152972250043325_1107503629292809734_n 10676293_10152972807418325_2859658346784267259_n 11390242_10152970889333325_3412907395942835147_n 11229893_10152972344048325_4692557021562749021_n11401326_10155709200495434_9054962700600834051_n

Guatemala

Son las 7 de la noche y voy de regreso a Puerto Rico. La primeras dos inspecciones fueron en Guatemala y la tercera en la escala panameña. Puerto Rico, afortunada tierra a la que entra de todo, excepto su autodeterminación, y bien que pagan la cuota quienes militan dichas ideas.

la foto

Guatemala es una tierra que trata de esconderse, pero que lo comunica todo. Entre las luces de la ciudad y su apretado comercio se distinguen los espacios inhabitables, aunque atestados de gente. Acantilados por donde la “ley y el orden” se precipitan con la misma fuerza que la basura que se arroja sin mesura. Acantilados desde donde el pueblo guatemalteco resiste y legitima su derecho a la ciudad. ¿Cuánta identidad puede existir en un espacio que se puede traspolar a cualquier lugar del mundo? A cualquier lugar donde haya un centro urbano que concentre la noción de progreso y una población que se juegue la vida por vivir en él, alrededor de él, arriba de él y en este caso, debajo de él.

DSC_0418

Ciudad de Guatemala, como Lima o San Salvador, es una ciudad de gente pequeña, de mirada baja, ego encorvado y calidez insuperable. Se ve siempre en sepia, se suda en naranja y se oye al ritmo de un parque de diversiones sólo para carros. Difícil es escapar del sabor a maíz, siempre presente en tamales, tortillas, mazorcas y alcohol. Maíz, que al ser complementado con cebollas, salsas, cilantro y queso pulverizado, se convierte en una bofetada a la nariz, atentado de placer al paladar y tranque digestivo. Proceso que en sí carga la esencia, la dualidad de un pueblo maya cuya historia es una receta de subversiva cocción.

IMG_4117

Conocí a Guatemala por El Señor Presidente y Weekend in Guatemala, de Miguel Angel Asturias. Novelas cuyas escenas recreé alguna vez en calles como aquellas. Ficción, que ojalá sólo ficticiamente, recoge la torturada existencia tras los gobiernos militares, las dictaduras, el intrínseco fervor religioso y la predecible imponencia del gobierno de Estados Unidos de América.

el-senor-presidente

Reconocía a Guatemala por ser la tierra en que Rigoberta Menchú forjó su conciencia. Conciencia que durante su pasar por la vida atestiguó la quema en público de un hermano que apenas comenzaba a vivir; el incendio público de una estructura que albergaba a un padre que recién comenzaba a heredar un patrimonio de lucha; la servidumbre de una madre que ya había perdido dos infantes intoxicados por las fumigaciones en los sembradíos de algodón; y la valentía de dos hermanas que optaron pro enfilar las armas e internarse en las montañas.

MV5BMTAwMDA5NTU1OTJeQTJeQWpwZ15BbWU3MDU3MDg2MjE@._V1_SY317_CR5,0,214,317_

Pensaba, mientras hacía maletas para ir, que por el carácter del evento al que asistiría, no me alcanzaría el tiempo de conocer alguna lucha de movimiento social in situ. Estaría de diálogo en gestión, dada la reunión del Comité Directivo del Consejo de Educación de América Latina y el Caribe, en representación del último. No obstante, llegado el tercer día, una gran noticia resucitó aquél interés. Finalizado el evento, nos adentramos a conocer la lucha de La Puya.

DSC_0402

DSC_0439

Si bien esta experiencia la narro con detalle en mis diarios del 7 de abril, hoy resumo se trata de un Campamento de Resistencia Pacífica en contra de un proyecto minero que pretende extraer oro de suelo guatemalteco. La Puya cumple ya un año de estructura y organización, en el que no han faltado amenazas, insultos, persecución y balaceras. El gobierno ha pactado con la industria minera un modelo extractivista androcéntrico cuyas repercusiones ambientales amenazan la ya desnuda vida de las comunidades aledañas. Comunidades no informadas, no consultadas, engañadas.  Nuevamente, situación que se torna el día a día de Nuestra América.

DSC_0449

Este ejército de valientes apasionados y adoloridos hoy dicen BASTA. Su motor cotidiano es una fé en un Cristo que lleva impreso en su batola la insignia comunista. Un movimiento que por tácticamente no ha respondido a las estrategias de violencia, que ha preferido cantar, alabar, e ignorar los insultos. No soy creyente, pero sin duda su fe les ha permitido hermanarse y luchar mano a pies, formarse políticamente, reconocerse equitativamente y responder colectivamente en función de su autonomía. Claro que aún les falta!… es “un pueblo sin piernas pero que camina”. Su iniciativa, sin duda, es parte de la reserva moral que nos queda para no dejar caer la toalla en medio de una crisis de valores que se ha llevado consigo el carácter de urgencia y la responsabilidad que tenemos- y debemos- a las futuras generaciones.

P1110239

Guatemala late en cada corazón que la visita y que empieza a comprenderla. Guatemala se expresa en cada vibrante tejido de su majestuosa artesanía. Se piensa y se sueña con cada puesta de Sol, con cada Nahuatl y su presagio. Sólo por ello, nunca se olvida.

SONY DSC

C de Consuelo

Se há alguém que tem morada na memória coletiva dos e das “boricuas” essa é a sensível e férrea Consuelo Lee Corretjer. Ela nasceu em Santurce e foi a sétima filha numa família de dez. Seus pais, bispos muito conservadores, foram incapazes de compreender como seus próprios ensinamentos sobre os princípios da justiça foram os que a levaram a abraçar a causa nacionalista pela independência, e, eventualmente,  o Partido Comunista. Dois eventos em 1930, influenciaram seu pensamento: A guerra civil espanhola e a prisão dos nacionalistas porto-riquenhos. Foi então que ela começou sua obra de libertação.

Seus esforços dirigiram-se para atividades educativas que promovessem o ensino do patrimônio nacional, tirado do currículo nas escolas públicas nacionais. Infelizmente, sua escola foi fechada pelas autoridades estadunidenses em seus esforços para destruir o movimento de independência da ilha. Muitos e muitas lembram dela por ter sido a esposa de Joao Antônio Corretjer, poeta revolucionário de igual importância, mas a história dela merece um lugar próprio. Ela estudou pintura, arte e música e considerou a possibilidade de ser uma pianista de concerto. Tudo mudou quando entrou ao cenário da luta política.

Além de se recusar a reconhecer as eleições controladas pelos Estados Unidos de América, ela e seu marido rejeitaram qualquer assistência do governo, tais como bem-estar e segurança social. Consuelo foi mantida com a dignidade de seus parcos recursos, aceitando doações de roupas e uso livre da casa onde ela morava. Sua vida foi mais dedicada ao serviço do que a autogratificação. Ela estava disposta a viver pela fé, em vez de depender da caridade do invasor.

Apesar de um ataque cardíaco, a dona Consuelo continuou a levar para a frente até sua morte o idealismo político, a publicação de seus livros e a transformação de sua casa num santuário que inspirasse a causa de liberação. Existe um livro dela que ganha muita relevância aqui por ser a causa da minha inspiração para escrever o livro que tem em suas mãos; é o Abecedário Patriótico. Ela criou a peça para educar as crianças sobre aspectos de nossa cultura, a importância de cuidar nossa Ilha e de lembrar nossos lutadores. Para ela vai a dedicatória desta publicação.

Nosso país não esquece

do muito que te deve.

É claro que nos move

o exemplo de tua vida.

Você diz que recém nascida

enorme excitação causou.

Ante toda nossa dor,

você nós segue confortando.

E teu povo celebrando

os cem anos de Consuelo.

 

-Milagros Ortiz

2da edição do Abecedário Patriótico

B de Bandeira

Num ardente esforço o oceano deu origem a um povo. Entre colinas verdes esse povo tem conseguido sobreviver para preservar suas paisagens, seus tesouros, suas aventuras, seus amigos, sua historia e sua identidade. O povo nunca esteve sozinho; sempre acompanhou os caribenhos e latino-americanos. Acontece que na América os povos têm lutado com frequência e aqueles que quiseram ter mais território oprimiram e apagaram muitas culturas. A arrogância desses povos não lhes permitia entender a importância da diversidade. Algumas lutas têm sido tão longas que os povos têm precisado de herdeiros e herdeiras especiais, imortais, que os defendam. Esse foi meu caso.

Em 1895, o povo que eu engendrei, confiou para um nativo o trabalho de prolongar a identidade patriótica num vestido indestrutível. Só os nativos, responsáveis pelo tecido, iam saber o jeito de destruí-lo. O guardariam com ciúme para que não fosse roubado ou virado.  O traje teria poderes mágicos. A cor branca sempre os estimularia a lutar pela paz de sua terra. Se alguém morresse na defesa, seu sangue vermelho ganharia um espaço no vestido. Ali o povo teria que trabalhar forte para garantir que as outras cores não ficassem apagadas. O vestido também tinha pedaços de cor azul. Estes seriam vitais porque fariam que o povo lembrasse da liberdade, a igualdade e a fraternidade. Sempre que tivesse azul o povo estaria seguro. Se perdiam o azul ou branco, ficariam vulneráveis à forças estrangeiras que quisessem destruir seu tesouro. O tecedor demorou dois anos em terminar o tão ansiado traje e a peça foi revelada no povoado de Yauco.

Em 1898, enquanto subsistia a colonização, o povo ganhou um novo invasor, diferente e talvez mais poderoso do que o anterior. O invasor foi muito sagaz com seu esplendor e seu charme. Ele, membro também da América, não quis conviver em sana camaradem com seus vizinhos. Achava que era tão grande e poderoso que podia controlar tudo, roubar tudo, incluindo o vestido do povo que oprimia. A invasão foi súbita. Apressaram em calabouços habitantes e consciências que lembravam da invasão.  No ano 1950, no povoado de Guánica o povo tentou-se defender com o vestido. Foram muitos os que acudiram na defesa dele, mas o vestido ficou todo sanguentado com a vida daqueles. Isto fez diminuir o azul e o branco no tecido. Como os invasores tinham  reprimido a memoria histórica, quase até sufocá-la, os nativos e nativas começaram a esquecer a magia do texido. Esqueceram do trabalho que podiam fazer, esqueceram como limpá-lo e deixar expor as outras cores. Porém, nem tudo estava perdido.

Os habitantes que ainda lembravam a mágica do tecido tiveram uma grande ideia. Acharam que podiam reparar o vestido e adicionar-lhe tela. Não tirariam o vermelho. Essa cor lembrava-lhes dos bravos combatentes, lutadores e lutadoras. Decidiram construir a esperança, adicionar-lhes pedaços brancos. O intruso continuou a avançar mas o vestido continuava dando força e, quanto mais pessoas se arroupavam com ele, mais força recebiam.

O tecido foi um pouco esmagado em 1937 numa massacre em Ponce. Uma nativa não deixou que o tecido tocasse o chão. Esse era o segredo da força e sempre aparecia quem o levasse posto. Num ponto, em 1948, um estudante o levou para a universidade e foi assassinado por um inimigo que gostava de atacar consciências livres como aquela. No pensamento de muitos, nunca faltaria a branca esperança na luta. A consciência podia ser manchada de vermelho mas nunca ser presa nas masmorras. Isso acreditavam os imortais frutos do meu seio. Em Jayuya, outro imortal desafiou ao invasor chamando de República à Ilha. Elevou para o céu a sagrada e potente peça. Nesse momento império atacou o pedaço sagrado. Os imperialistas não sabiam o que fazer com ele; não conheciam os segredos do vestido. Eles tentaram persuadir as mentes dos habitantes para tirar a energia que o vestido proporcionava.

Uma simples mudança e o caráter da Ilha diminuiria para sempre. Esse vestido tinha sido capaz de defendê-los. O inimigo achava que ao mudá-lo tornaria a história à sua vantagem e conseguiu. Teceram uma história diferente da heroica. As listras vermelhas já não representavam a liberdade que imortalizava aqueles que defenderam o país. Invadindo a memória e as lembranças de luta, o inimigo se tornaria mais forte. Tanta foi a tortura e os danos, causados que conquistaram seu objetivo. A identidade que o povo tinha perdeu seu verdadeiro caráter. Ao mudar os significados das cores a população ficou numa espécie de limbo.

Os imortais continuaram educando e construindo o caminho da reconstrução da memória. Em 1954, uma nativa pisou o solo dos inimigos e em nome do vestido gritou muitas verdades ao mundo. Em 1977, outro patriota levou a peça até a Estátua da Liberdade em Nova Iorque. Era essa a terra que impedia a liberdade e autodeterminação de muitos povos. Embora em 1995 o pedaço azul foi mudado novamente, de azul escuro para outro azul, jamais lograria representar o céu limpo que lhe deu origem.

Como deveria ser confiado aos herdeiros e herdeiras da terra, esse vestido, o original, sempre os defenderia. Também defenderia aos milhares e milhões de irmãos e irmãs que acreditaram em seus valores. Ainda que ninguém conheça esta historia, eu guardei ela para todas as consciências que acreditem na sua liberação. Na minha caixa de tesouros guardo o doente conto da nossa colonização. Eu me chamo Porto Rico, ilha em luta desde sempre e esta foi a história de nossa bandeira, essa que deveria ondear livre e soberana.

Maratón de Lectura

El jueves, 29 de septiembre la región sureste se dio cita para celebrar el ascerbo de talento que posee. Se trató del Primer Maratón de Lectura llevado a cabo en el Centro Comercial de Guayama. El evento fue organizado por el Frente Afirmación Sureste (FASE), La Nueva Escuela y  la Liga de Poetas del Sur. La actividad corresponde al eje de trabajo de FASE relacionado a la defensa de la cultura y la puertorriqueñidad.

Quienes asistieron disfrutaron de ocho horas corridas, de 10:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, de  lectura de obras de autores(as) de la región y de intermedios artísticos. Este acto de afirmación del idioma español, innovador en el municipio, fue al mismo tiempo un reconocimiento a la abundante producción literaria en el sureste. Fue ofrecido a todo el pueblo con el interés de estimular la participación de estudiantes, maestros(as), escritores(as), poetas, profesores(as) y universitarios(as).Se incluyó la lectura de cuentos, poemas, ensayos, relatos históricos y otros trabajos producidos en Arroyo, Patillas, Salinas y Guayama a través de al menos dos siglos.

Entre los complementos a dichas lecturas, todos vinculados a la afirmación de la puertorriqueñidad, se encontraban el baile, la música, artesanías y comida típica. Quienes evaluaron el Maratón coincidieron en que se conquistaron los objetivos propuestos y se contó con la participación del Pueblo. El acto de apertura, a cargo de estudiantes, ofreció un recuento histórico del exterminio de los(as) indígenas, la esclavitud africana, la colonización española y la invasión estadounidense. El rescate de la memoria histórica y la valoración de los elementos que fortelecen nuestra identidad matizó, sin pausa, el resto de la jornada.

El Maratón representó una oportunidad para que sus organizadores(as) aunaran esfuerzos para educar a la región sobre la importancia de nuestra lengua materna  y combatieran la asimilación y la imposición del Inglés, como haces meses lo intentara la alcaldesa de Guayama.  Se contó además con el apoyo de CAPA, Patillas Ecoresort, la Universidad Interamericana; Recinto de Guayama, Rescate en Seco, Museo de Historia y Arte de Guayama y la Delegación de Abogados de Guayama.