Contrapunteo

¿Y porqué no comenzar de abajo hacia arriba? Sí, así como para levantar la falda de las ganas. Después de todo, ¿no eso lo que adoramos?, que las ganas se atribulen arrasando competencias. A propósito del indulgente acto de lectura, en efecto, no hay mejor papel que aquél sobre el cual imprimimos a diario nuestra esencia. Ese olor tan rico que sabe a calle, a pasión, a fuego y, sólo a veces, a razón. Esa piel con la fugacidad del incienso que nos transporta a escucharnos los mares.

Me río, sólo porque es un acto plural, un coqueteo colectivo. De dos personas claro, más de diez sentidos. Vacila el diccionario – contigo, conmigo- ofendido ante las diabluras que le hemos hecho al idioma. Se ofende, se espatilla, le sudan las letras entre el ardor. Nos reímos, así de curioso nos resulta el parto de lo que mañana nos será innecesario. Comprendo el que tan fácil resulte distraerse con las mariposas, jodido cliché de libertad que nos invita a pensarnos frágilmente. ¡Que nó!- digo. Que libertad es verte a ti, fugarte en tu balcón y te toma sólo segundos.

Pero claro vida mía, que cruzar entre ficciones y realidades es casi imperceptible. El problema es cuando creemos que ambas cosas viven en habitaciones diferentes. Sigue el rastro de tu arquitecto mirar antropológico y sabrás que mientras deliro en el instante de una mirada, tu intentas congelar mi visión de ti en un espejismo. Tú sientes que creas, yo disfruto dejarte inmóvil. Cuando te descongelas y te acercas, hastiada de tu propio frío, me disfrazo de una calma insoportable. Me gusta más que me veas así, como si no rompiera un plato. Carga tu con las vajillas y con avanzar hasta mis labios. Los disfruto, me disfrutas. Se nos corre el maquillaje y la sala ni respira. Me descongelas, te congelo. Y ya de qué carajo sirve saber si realizamos o ficcionamos este reguero. Por supuesto, me encanta.

Prefiero ser tu artículo indefinido, mucho más de lo que quisiera ser el solsticio de verano. Al menos, así podré recorrer todas tus estaciones. Permanece lo que veas, permanece lo que quieras. La humanidad me es larga y cuando se trata de ti la paciencia es infinita. Me dejan tan lela tus idas y tan erotizada tus vueltas, que nada me costaría verte pivotear la vida, ardiendo a cada segundo, insultado al reloj con tus gestas. Por la única talla que debes preocuparte es por la de los árboles que te amenazan por inmensos. Que la vida no es tan larga como para complacer mis aspiraciones, ni tan corta como para extasiarme de tal manera.

Te esculco y te escudriño, sólo para ver que aroma traes. Como cuando le halaba los pétalos a la cruz de malta y le vaciaba su ser. Ni tan exhausto será para ti mi anhelo. No cambiará tu después, no pintará de blanco tus sueños. Es sólo que el sentir mi piel tiene un costo y es el que quiera sentir la tuya también. Saber que te “abres” cuando te contienes me transporta a la ortodoxia de mis afectos. Destilas algo lindo mientras lo haces, tus experiencias no encuentran oposición en ninguno de mis sentidos. Cuando te abres dices algo, cuando te cierras también. Silente siempre me hablas, tus ojos no reaccionan a tu cambio tan voluntariamente como tu ser lo logra.

En fin, que a novedad me huele el viento. Respondo bien, pausada, así como lo hace tu cuerpo al matutino café. Anhelar la claridad, es como pretender tener mejor sentido de humor en las mañanas, no fuimos hechas pa’ esa pendejá del entusiasmo militante. Fumémonos el cachito de viaje que queremos y ya. Que de la insistencia, las seducciones, complicidades y coqueteos se encarguen nuestros egos como les plazca.

Cruz de Malta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s