Mi primer día en Perú

Definitivamente son muchísimas las cosas que podría decir del Perú en estos dos días que llevo aquí. La emoción de estos dos días y el gran descanso que he sentido de mi ajetreado semestre, me habían impedido siquiera verbalizar mi asombro. No obstante la vena de escribir me pica, así que decido hacerlo para mi y para el mundo. A modo de cortas reseñas les cuento sobre el día 1…

1. El aeropuerto de Lima de Lima se llama Jorge Chávez. Afortunadamente alcancé a ver su nombre, en realidad dormí desde que salí de Puerto Rico a las 6am. Deambulé como zombi en Tucumen (Aeropuerto de Panamá) y en un abrir y cerrar de ojos me ponían la comida de caminó al Perú. Imagino es por la altura, cualquier comida te llena más rápido. Perdí el último botón que le quedaba a mi mahón en ese vuelo. Llevaré licras al Machu Pichu.

2. Llegué al distrito el Callao. Los chalacos, oriundos del Callao, son gente muy dinámica. Un pueblo pesquero en el que no faltan taxis, buses, tapones y pollos a la brasa. La temperatura aquí es rica, unos 60 grados F. El asunto de la lluvia es complicado. Son lloviznas, no LLUEVE ni escampa pero te mojas increíblemente.

3. Dejamos a los compañeros panameños en el Hotel Gran Bolívar en el Centro de Lima. Es un patrimonio nacional rescatado por sus trabajadores y trabajadoras, quienes aún pulen sus destrezas como administradores y propietarios(as). Allí se celebrará del 28 al 31 la Asamblea del Consejo de Educación de Adultos de América Latina y el Caribe (CEAAL). Ingresaré al hotel mañana domingo. Al dejarlos, comenzamos a abandonar el Centro de Lima, cruzamos el distrito de Miraflores, hasta llegar a Chorrillos. Allí reside mi amiga peruana Irma, a quien conocí en el 2009, durante la Asamblea Intermedia del CEEAL en el Salvador.

4. El distrito de Chorrillos, en particular la Urbanización Villa Marina, es muy tranquilo. Los uniformes de los niños y niñas varían según la escuela a la que pertenecen. Acá el invierno es ahora, de finales de mayo a principios de agosto. Contrario a Puerto Rico, las navidades son celebradas en el verano. Las vacaciones van desde la segunda quincena de diciembre hasta la segunda quincena de marzo. El hogar de Irma es muy bonito. Esta es casa de intelectuales ¨para el desarrollo´. Este concepto se utiliza para denominar las carreras enfocadas al apoderamiento de los sectores populares; Irma es educadora y sus hijos son estudiantes de Leyes, Psicología y Geografía.

5. En la tarde paseé con María Catalina, quien es miembro de la Organización Bartolomé de las Casas, misma organización a la que pertenece Irma. Primeramente Cati me llevó por Miraflores. He bautizado a la región costera de Lima como la Región del Amor Erótico; es increíble la cantidad de estatuas que hay que rinden culto al amor. Esta versión del amor, exclusivamente heterosexual, es una muy presente en cualquier rincón de los que he estado. No obstante se expresa muchísimo mejor que la reducidísima realidad de la señorita Laura. Adoré la visita a la Plaza del Amor, que ciertamente es un culto al mor especialmente al mar. Quedé doblemente enamorada.

Esta zona residencial es de las familias más ricas; hay allí políticos y empresarios mayormente. Tanto en la parte superior del acantilado, donde está Miraflores, como en la parte baja de a bahía, dichas familias privatizado el acceso al mar. Esto impide que familias del resto de la ciudad y del cerro puedan estar en los lugares donde predominan las vistas más hermosas.

Luego de ello visitamos el centro comercial Larcomar. Todo lo que venden allí es carísimo. Es un centro comercial muy agradable a la vista. Fue construido de forma incrustada al acantilado de Lima. Para ingresar hay que bajar escaleras en medio de una Plaza. Para ver el resto del centro hay que bajar aún más. Todo es soterrado pero al aire libre.  La moneda peruana es el Sol (Nuevos Soles, según el billete que recibí). El cambio está a 2.62 soles por casa dólar.

6. Me tomé un café con Cati, a quien le pregunté por la educación en Lima. Resulta ser que existe la educación Inicial (3 a 5 años), la educación Primaria (6 a 11 años) y la educación Secundaria (de 12 a 17 años). La educación Superior comprende los grados universitarios que se realizan, bachillerato, maestría y doctorado. Sobre la deserción escolar me cuenta que es mucha. La educación es mayormente gratuita, se ajusta la matrícula según los ingresos de las familias. Si hay obstáculos las familias tienen que pagar por la educación. Esto hace que muchos niños trabajen en las calles  sean alquilados por personas que los cargan y reciben dinero a cambio de la pena que provoca a quienes los observan. Es común en el Centro de Lima ver niños y niñas pidiendo dinero o haciendo malabares para ganar la atención de  quienes conducen.

7. Eventualmente fuimos al distrito de Barranco. Si Miraflores se caracteriza por ser zona comercial, Barranco llama la atención por su ambiente bohemio. Allí visité el Boulevard, el Centro Cultural La Noche, el antiguo ferrocarril, la Plaza de Barranco, el maravilloso Puente de los Suspiros y el Mirador en el Acantilado de Barranco. El paseo estuvo repleto de diversas flores; buganvilias (en puertorriqueño ´trinitarias´) y geranios. Cati y yo cenamos en El Acantilado de Barranco; bello restaurante con vista al Pacífico, antorchas y cava de vinos. Decidí estrenar el paladar con un delicioso Ceviche, plato típico peruano. Es pescado cocido al limón con cebollas. El plato tenía maíz de tipo Choclo, inmenso en tamaño y rico en sabor. También había camote, una vianda de la familia de la papa que en Cuba le llaman boniato y en Puerto Rico, batata. Sobre el pescado había un apetitoso trozo de tomate, o al menos eso pensaba. Me lo comí como un tomate (un pedazo grande y jugoso), y llore como si hubiera comido ají. ´Fue la bienvenida más peruana que había recibido, el ají no falta en la dieta nacional. Estrene el paladar de un zampazo y desde entonces todo lo pido con ají. Es un sabor tan ardiente que enamora.  Le añadí un rico Pisco Sour, bebida alcohólica nacional y sabrosísima. Probé los anticuchos (pichos de carne de res) que los hacen con el corazón de la vaca. Es una carne tierna y sabrosamente adobada. Una tapa de quesos y vinos cerro nuestro recorrido.

8. Llegué exhausta al hogar de Irma. Allí me reuní con ella y su familia. Conocí a su hijo Agustín y a María José, comunicadora para el desarrollo. Luego de tantas horas caí rendida. No imagine las múltiples sorpresas y la paz que sentiría el segundo día…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s