Un país africano que nunca fue Colonia

La Emperatriz Taytu (1853-1918) fue y es una mujer de gran importancia semiótica en la historia del pueblo etíope así como de todo el continente Africano. Sus estilos de gobierno retaron el devenir colonial que marcaba la historia de todos los demás países africanos, las formas de regir el país,  los roles asignados a la mujer africana de fines del siglo XIX y principios del XX, la alta administración y el paisaje geográfico de Etiopía. A través de este ensayo exploraré aquellos eventos, ideologías y acciones que hacen de esta mujer una líder política e históricamente destacada.

Emperatriz Taytu

Su nombre de pila era Walata Mikáel y fue coronada Reina de Shewa en 1883. (Christensen, 2009). Se tornó emperatriz cuando su esposo Menelik se convirtió en emperador. Se le atribuye el éxito contra el ejército colonial italiano en la Batalla de Adwa en 1896 (LaVerle & Ofcansky , 2002). Cuando apenas era rey Menelik realizó estrategias diplomáticas secretas en las que retó la autoridad de los emperadores etíopes vigentes y ganó así el apoyo del gobierno británico e italiano para ser emperador (Wilson, 2005). Los colonos no percibieron el verdadero interés de la pareja: proteger la soberanía de Etiopía y detener la invasión europea. Aún cuando habían logrado que Menelik firmara el Tratado de Wuchalé (1889), que convertía a Etiopía en protectorado italiano, no evitaron que emperatriz descubriera una trampa en el documento. Gracias a ella Menelik disolvió el tratado forzó al conde italiano a revelar su engaño. Aunque su apuesta era pacífica no dejaron de prepararse para la guerra. Italia sometió una versión “mejorada” del tratado que fue rechazada por ser aún más restrictiva. El detonante de la Batalla de Adwa (1896) fue el interés italiano en defender su orgullo nacional en la comunidad europea.  Etiopía ganó la batalla con escasas armas. “Consequently, the famous victory saved Ethiopia from European colonialism, making it the only country to survive as an independent state from the so-called ‘scramble for Africa’ “ (Guyer, 2011). Taytu dirigió el rol que las mujeres jugaron en dicha batalla. Wilson (2006) establece que la astucia de Taytu para interpretar el tratado, el rol que jugó en la guerra y la inclusión que otorgó a las mujeres hicieron posible la victoria por la soberanía del único territorio africano que nunca fue colonia. Aún cuando el rol de las mujeres se limitó al cuidado doméstico de las tropas, abrió las puertas para que las mismas fueran parte integral de la defensa nacional.  Por esta razón Abraham, citado en Guyer (2011) enunció: “It was his wife, Queen Taitu, who was really behind the success”.

En lo referente a su regimiento hay que destacar que a finales de la década de 1910 Taytu se convirtió en: canal supremo de comunicación hacia el emperador durante su convalecencia, defensora de las mujeres y responsable de drásticos cambios políticos (Prouty, 1986).  Taytu asumió la representación de su esposo en el quehacer político nacional mientras, junto a doctores europeos, custodiaba a Menelik quien autorizaba finalmente las decisiones que ella tomaba. Ella supo aprovechar la cercanía de diplomáticos y médicos para conocer la posición sobre diversos asuntos y forjarse la propia.  Su reputación se vio en juego toda vez que la acusaban de autoritaria o manipuladora. Sin embargo fue Taytu quien se encargó de denunciar a doctores que intentaron matar al emperador. La gestión para divulgar estas denuncias concluyó en la primera inserción de Etiopía en las relaciones internacionales. Taytu era una grandiosa estratega. “Both Ethiopians and the foreign community thought she was taking advantage of Menelik’s weak condition by making political decisios in his name, and indeed she was” (Marcus, 1988). Aún así la presión europea, particularmente alemana, era tan prepotente que aún sus enemigos unieron fuerzas en contra de los mediadores externos.

En lo que respecta a las mujeres en una ocasión viajó a Debre Libano con Menelik e hicieron una parada en un monasterio en el que Taytu fue rechazada. Dado que sólo los hombres contaban con monasterios y en ningún lado del Libro Sagrado se establecía que las mujeres debían hacer sus oraciones separadas de los hombres Taytu sugirió la construcción de un espacio para mujeres que fue aprobado por el emperador. Esta iniciativa fue trascendental en una época en que los mojes “preferían morir”  (Prouty, 1986), antes que compartir votos con algo tan mundano como las mujeres.

En materia de administración Taytu revisó las concesiones y monopolios al pueblo y la realeza, promoviendo cambios en la distribución de riquezas, removiendo hombres de puestos políticos heredados y alterando las transacciones comerciales nativas e internacionales. (Prouty, 1986)

En términos geográficos Taytu fundó la ciudad de Addis Ababa, que significa “nueva flor” (Chirisa, 2008). En su época esta región contaba con primaveras muy calientes como mayor atractivo. En 1902 la emperatriz decidió forestarla importando árboles de eucalipto desde Australia cambiando así el paisaje de lo que pronto se tornó en una ciudad importantísima para la sustentabilidad. Junto a ello promovió la distribución de tierras para poblar la ciudad y la construcción de un tren que colocó a la ciudad cómo metrópolis del continente pues en ella se ubicaron las oficinas centrales en favor de la Unión de África.

Como pudimos apreciar Taytu es reconocida como responsable del éxito en la Batalla de Adwa y en la lucha en contra de colonialismo en Etiopía. Mientras representó a Menelik cuestionó las relaciones de poder en la realeza, los monasterios e impulsó medidas para el mejor regimiento del país. En este sentido simpatizo con su estrategias problematizadoras y transformadoras de la realidad. En su mandato retó los roles atribuidos a la mujer en materia de defensa nacional y creó espacios de encuentro entre las mismas.  Desde u punto de vista crítico destaco que durante la Batalla de Adwa, a pesar de haber incluido a la mujer en dicha lucha, la participación se vio limitada a elementos domésticos como la provisión de agua y tratamiento médico. Por otro lado a pesar de haber creado un monasterio para mujeres este espacio, lejos de promover la integración de géneros, afirmaba aún más la brecha promoviendo sólo la voluntad de las mujeres sobre los hombres.  En materia administrativa cuestionó la distribución de riquezas y las concesiones a la realeza aunque esto no necesariamente garantizara, como entiendo justo, la distribución equitativa de los recursos y oportunidades políticas.

Taytu trascendió las fronteras políticas, históricas, geográficas y culturales, razón por la cual hoy podemos encontrar al otro lado del mundo, en la ciudad de Cleveland, Ohio, un restaurant que lleva su nombre (Mitchel, 2008). Además persiste el Empress Taytu Light of Ethiopia Committee que se organizó en el 2004to serve in the capacity of recognizing the past contributions of Ethiopian women in varying fields ranging from that of the social, economic, and political. The group also serves to encourage and broaden women’s involvement in these areas for the future” (Kifle, 2004). Por todos estos eventos, ideologías y acciones respaldo el lugar que la Emperatriz Taytu ocupa en la historia de su país y en la historia de liberación y soberanía del continente africano.

Bibliografía

Chirisa, I. (2008). Population growth and rapid urbanization in Africa: Implications for sustainability . Journal of Sustainable Development in Africa , 10 (2).

Christensen, M. (2009, January 17). Worldwide Guide to Womwn in Leadership. Retrieved September 17, 2011, from Guide 2 Women Leaders: http://www.guide2womenleaders.com/womeninpower/Africa.htm

Guyer, H. (2011, marzo). The Battle of Adwa: Won by Emperor Menelik II of Ethiopia. Ferrenge Ethiopia (34).

Kifle, S. (2004, February). Empress Taytu Light of Ethiopia Committee launched. Retrieved September 17, 2011, from Capital Ethiopia: http://www.capitalethiopia.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1036%3Aempress-taytu-light-of-ethiopia-committee-launched-&Itemid=9

LaVerle, B., & Ofcansky , T. (Eds.). (2002). Ethiopia, a country study. Retrieved September 17, 2011, from Blacmask: http://www.blackmask.com

Marcus, H. (1988). Book Review: EMPRESS TAYTU AND MENILEK II: ETHIOPIA 1883-1910. By Chris Prouty. . The International Journal of African Historical Studies , 21 (3), 571-572.

Mitchel, S. (2008, abril). Empress Taytu Ethiopian Restaurant. Retrieved September 17, 2011, from Cleveland About: http://cleveland.about.com/od/eastsideeateries/gr/empresstaytu.htm

Prouty, C. (1986). Empress Taytu becomes de facto leader in Ethiopia. In C. Prouty, Empress Taytu and Menllek II, Ethiopia 1883-1910 (pp. 305-321). Trentron, NJ: Red Sea Press.

Wilson, L. (2005). The Battle of Adwa: Reflections on Ethiopia’s Histori Victory Against European Colonialism. Horn of Africa Journal , xi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s