La Educación Popular y los aportes de Paulo Freire

Paulo Freire es, sin duda, uno de los pedagogos por la emancipación, que mayor influencia tiene en mi como educadora popular. Expresó que “no hay palabra verdadera que no sea una unión inquebrantable entre acción y reflexión” y que de la misma forma que “nadie libera a nadie, nadie se libera sólo”. Desde que tuve acceso a esos planteamientos mi formación política ha vivido dialectizada. Con esto quiero decir que ese proceso de formación se ha constituido como uno de alerta permanente contra las trampas del mismísimo oficio. Trampas que van desde teorizar sin “meter mano” hasta asumirme como liberadora de la humanidad. Pensar en la “palabra verdadera” es un refuerzo constante al intercambio crítico entre la teoría y la práctica. Pensar en la liberación colectiva me incluye como sujeta, particularmente en la batalla contra las mentiras y en especial contra las que me digo a misma, que son más difíciles de detectar, como decía la puertorriqueña Ana Lydia Vega. Ambos procesos matizan el apoderamiento popular que promuevo. Definitivamente hay ciertos rasgos que distinguen mi práctica y que rescato de Freire. A continuación haré una breve exposición sobre los mismos y cómo ganan peso en relación a los(as) actores(as) sociales con quienes trabajo.

 En primer lugar quiero destacar la crítica a la educación tradicional, aquella presente en las escuelas y sistemas educativos por ser reproductora de las relaciones de dominación predominantes en la sociedad (Torres, 2011). Freire ve en ella la opresión encarnada en la que de forma “alejada de la vida, memorística, repetitiva y alienante” se impide la transformación de la realidad. En mi organización hemos realizado varios talleres sobre Educación Popular en diversos foros. En algunos hemos comenzado con actividades para distinguir elementos de la educación bancaria y educación popular. En otros esta distinción ha sido parte de los “juegos” que realizamos. Usualmente es relativamente sencillo, por ser mecánico, atribuir unas características dominantes a una y otras liberadoras a la modalidad alternativa. El desafío se presenta cuando estimulamos que los grupos preparen talleres para trabajar con diversas poblaciones y problemáticas, desde la óptica popular. En esta fase comienza el cuestionamiento crítico de los impactos que tiene la educación tradicional y la trampa que representa toda vez que al comenzar a diseñar las metodologías reproducimos la opresión. Los cuestionamientos llueven en esta parte y se comienza a deconstruir la lógica de lo que se pretende hacer y cómo distanciarlo de lo que se comienza a percibir como antipopular. Ese diálogo de cómo transformar la realidad desde la transformación de nuestra óptica aporta a la construcción de nuevas subjetividades. Ese educar para transformar, transformándonos, impacta el proceso de apoderamiento pues ya no es sólo el Sistema Tradicional el único a deconstruir sino la reproducción de dichas instituciones en nuestra visión de mundo.

En segundo lugar destaco que estas “nuevas” ideologías productos del trabajo colectivo ponen en tela de juicio el individualismo y puro racionalismo hegemónico. En los espacios de formación que participo el conocer se alimenta de y también impacta nuestras sentimientos, los deseos que tenemos y las utopías por las que luchamos. Uno de los mayores retos que veo está precisamente en estimular las múltiples formas de aprehender y también en reconocer las diversas fuentes de saber. Apropiarme de las metodologías que he conocido estriba precisamente en cómo utilizo el tiempo y el espacio para generar una discusión en la que se expongan las visiones de mundo, identifiquemos en ellas los que nos mantiene oprimidos(as) y propongamos futuros viables. Ya en grupos más avanzados podemos sistematizar experiencias y ver qué hemos hecho, cómo y qué requiere de nuestras críticas para continuar la inacabable transformación.

En tercer lugar me ha tocado vivenciar otro de los planteamientos de Freire sobre el conocimiento: que nunca es definitivo o acabado. Afuera y adentro el mundo se sigue construyendo y significando por lo tanto es necesaria una voluntad capaz de cuestionar y perfeccionar lo que conocemos y cómo lo conocemos. Las experiencias me llevan a decir que el trabajo de base es un sí sostenido. Los conocimientos construidos siempre se ponen a prueba en diversas coyunturas y en ocasiones nos sentimos en retroceso. Estas frustraciones son producto de cuán errónea y linealmente vemos el proceso de conocimiento. Este “retroceso” también se asocia a la falta de compromiso con mantener el trabajo que se comienza. No obstante la educación popular me lleva, sobretodo, a asumir una actitud, actitud de cuestionamiento, de crítica, de diálogo, de voluntad transformadora, de liberación constante. Por esta razón cuando veo que un trabajo se cae entonces no sólo pienso en los momentos en los que no permanecí, sino en los momentos en los que estuve y no trabajé para que otros (as) desarrollaran dicha actitud. No se trata aquí de “dar” talleres con temáticas de interés general para crear consciencia, sino de desarrollar la voluntad emancipadora. Después de todo sabemos que no estaremos en las comunidades por siempre, ni que estas serán las mismas. Lo que si sabemos es que trabajar por la justicia social siempre será la orden del día y que no podemos ser imprescindibles.

 En cuarto lugar tomo en consideración la noción política del acto educativo y la noción educativa del acto político. Este elemento es fundamental no sólo para entender los objetivos de la EP sino para evaluar hasta dónde impactan pedagógicamente los actos políticos y hasta dónde trascienden políticamente los sistemas educativos. Esto cobra particular importancia toda vez que se asumen ambos mundos separados o el educativo como neutral. Freire entendía que las prácticas educativas siempre son políticas porque involucran valores, proyectos, utopías que reproducen, legitiman, cuestionan o transforman las relaciones de poder prevalecientes en la sociedad. Vista desde esta perspectiva nunca es neutral: o cuestiona lo existente y apunta a transformarlo o lo conserva tal cual. En mi práctica con jóvenes muchos(as) maestros(as), de profesión, voluntarios(as) en espacios para la educación social crítica, tienen la tendencia a educar sobre lo que no se educa en la escuela. De esta manera su contenido se enmarca en el rescate de la memoria histórica de pueblo y aspectos culturales que nos distinguen sin cuestionar necesariamente qué metodologías deben incorporarse para trabajar esos contenidos para que apunten a transformaciones liberadoras. Usualmente hay que profundizar en cómo las jerarquías que ellos(as) mismas asumen en su rol impiden la participación y la construcción de dichas transformaciones. Como educadora popular no puedo aislar el escenario político tradicional y el educativo pues estaría obviando cómo la toma de decisiones, legitimación, jerarquización, exclusión y opresión impactan las formas de aprehender el mundo y condicionan nuestra interacción con él.

 Todas estas consideraciones carecerían de sentido si no tuviera un compromiso para la construcción de una vida colectiva digna.  Las injusticias sociales me pisan el rabo. En mi maleta va la esperanza y como meta la independencia de mi país y la justicia social. La educación popular es mi método de lucha, y las consideraciones que expresé son mis constantes interrogantes. Ando con libretas en las que la historia y la realidad se siguen escribiendo, pero también ando con gomas de borrar para no perder de vista que son construcciones sociales y jamás están dadas. En mi generación abunda la culpa al “Sistema” y aunque muchas atribuciones son de peso nuestro tesón debe estar en retar las circunstacias y lo que condiciona nuestra lucha. En ese sentido Freire hace unas aportaciones trascendentales para comprender el punto de partida y de llegada, la realidad: material y subjetiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s