El ritual de la Manzana

Advertencia del Cirujano General: Esta entrada es un encuentro sexual conmigo misma. Es apto para cardíacos, sólo si su corazoncito vive relaciones intensas consigo mismo y con la humanidad a diario.

Resulta que tenía pediente hablar de una manzana. Tengo una fijación con ellas, al menos de una por día. Antes de morderlas las aprecio, es una mezcla de brillo e intensidad. Evidentemente me refiero a las rojas. Siempre me transportan al principio de los tiempos, y esto se agrava cuando miro el espaldar de mi computador, una manzana mordida.

El origen de los tiempos es también el de los míos. He salido de relación en relación sintiéndome una Lilith excluida pero persistentemente combativa y militante de mis ideas. En ocasiones quise ser Eva, perfeccionaba mis acercamientos como si fuera una Geisha, pero mis fines ulteriores eran imposibles de enmochilar. No intentaba esconderlos, sólo pretendía hacerlos apecetecibles, un aperitivo de todos los días, una manzana sabrosa.

Recién dormía en la cama de mis padres. Mi madre llegó de retiro y vino equipada con Cd’s enajenantes, sonidos al vacío, celestiales, nada de voces supérfluas o angeles cabrones, música…sonido. Dormitando la escuchaba hablar con sus amistades. Entreabro los ojos y le digo: “¡Madre, siento como si estuviera en tu vientre nuevamente!”-se ríe y continua su conversación. Al poco rato me entra la morra y las ganas de despertar… “me voy, me pariste”.

Y aproveché la salida del cuarto como un nuevo nacimiento. Soñaba mientras dormía. Hace meses hay ideas que me construyo y se deconstruyen por mi concentración en otros asuntos. No obstante, la noche anterior fue una noche en la que se rompieron muchos mitos, tanto sexuales como amorosos.

Idealizaba mi pasada relación, en el vacío la cargaba de aspiraciones suicidas, de significados que nunca tuvo, de intensiones nunca realizadas, de fortalezas sexuales que consideraba únicas, de amarres en fin, que azoraban en mi misma mi idea original del amor. La sociedad es adictiva, no hay otra explicación para tragarse tanta mierda aún cuando entendemos sus entramados críticamente.

El mito se rompió. Disfrute de una fantástica, intencionada, explosiva e inacabable relación sexual. Pausa #1, no pretendo herir el ego de mis experiencias previas, pero estos pronunciamientos promueven en mi mayor libertad personal, amorosa y sexual. Sumando todas estas ganancias no creo perder mucho con estos enunciados. Pausa #2, no pretendo a su vez dejarle de reconocer el lugar privilegiado que las demás tienen, siempre lo tendrán. Pausa #3, y la más necesaria, esa explosividad no procuró en mi un arraigo. Me siento fuertemente vinculada a ese Ser. Pero este nuevo vínculo no es abrasivo, ni siquiera es constante y así logra SER. Y así me gusta sentir esa existencia. Es una experiencia que sustituye los límites del amor tradicional y se abre al amor erótico. El amor erótico, tiene en mi más repercusiones, principalmente porque no es sólo erótico. Me permite la libertad de asumir mi cuerpo y mi mente como radicales libres, repletos de afectos pero no estáticos, intensos pero no fulminantes. Sentirme apoderada de mi cuerpo, me hace desear compartirlo con más seres.

Y todo esto me trae a los siguientes cuestionamientos: ¿Porqué no existe el amor libre? ¿Porqué está uno destinad@ a amar a una sóla persona a la vez? ¿Porqué o de dónde viene el que las personas hagan su vida en pareja y no en tríos, cuartetos, etc. (dos hombres, una mujer; un hombre, dos mujeres; una comunidad de varios hombres y mujeres con lo mejor de si en común)? ¿Porqué se piensa que es imposible de sostener? Como si las relaciones de pareja lograran sostenerse. ¿Porqué se piensa que las poligamias son sectas, en el peor de los casos satánicas, repletas de machismo patriarcal o feminismo liberal banalizado? ¿Porqué no pueden, quienes lo deseen, asumir una vida “comunitaria”? ¿Porqué no pueden, como sucede en las relaciones de pareja, establecer códigos de comunicación, respeto, confianza y entrega? Pienso que a mayor complejidad en la vida, mayor deleite. La vida en monotonía, aún con uno mismo, hastía. Confieso hastiarme de la vida en parejas, al menos eso puedo decir de las seis que he tenido. Me gusta la complejidad, no ser el centro en la vida de nadie y permanecer aislada en ocasiones, sin que la otra persona se sienta insatisfecha; aunque la ame. Creo en los hijos, no en tenerlos y creo en el amor, viendo como otr@s lo ejecutan frente a mi e integrándome cuando haya el espacio.

Creo en el amor libre y comunitario. Por eso me devoro una manzana a diario. Es mi rito. El constante rompimiento del mito. No se si algún día tenga la oportunidad de vivirlo. Por ahora sólo tengo sueños sobre ello y me reservo los y las diversas protagonistas de dichos sueños, ya han recibido demasiada información. Nuevamente requiere del mismo deseo y de la chispa que se enciende cuando una se enamora y muchos se enamoran de ese acto.

Sólo para quien piense que nunca fui transparente…aquí está entrada. Sólo para quien piense que éstas son vainas de la juventud, antes de ovariarme, considera que esta sociedad lleva siglos y generaciones con el hastío que aborrezco y no parece cansada de reproducirse. Y ya que estoy changa, cariñosa, liberada y feliz…

Comparto un enlace: http://amorlibre.wordpress.com/ y

Comparto una cita: “Las palabras [y los actos amorosos]son como los sacos: vacías, se caen. Lo que las mantiene en pie es su contenido”-Ionesco (Dramaturgo) y Kamil (quien lo cita y le añade su sentir en corchetes.)

Y para los amantes del 7mo arte: La película Dieta Mediterránea y Castillos de Cartón.

Anuncios

Un comentario en “El ritual de la Manzana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s