Diálectica

El mes de abril agotaba su último ocaso y mi alma galopaba hacia aguas menos apasionadas aunque no menos apacibles. Mayo es un mes que se me cuela en las entrañas. El olor a lluvía revuelca mi ser. Es un constante nublar que amenaza en derrochar todo de mi y es a la misma vez un aguacero que no acaba de caer. La risa burlona del cosmos inunda, sin una sóla gota, mi espacio logrando retar mis ansias, mi rebeldía, mi existencia.

Quien conoce mi color, y no mi calor, sepa que ambos se ven contrariados en esta estación de nunca acabar. Muchos la llaman primavera y en ella los árboles se retollan fructuosa y floreadamente. Pero no es más que una burla. Se encienden amenazando con robar la atención alrededor y luego el Sol, muerto de envidia, los evade. El cielo, cual pacto, las oscurece. Y el agua, cuál amante resentida ante la majestuosidad, seduce hasta ahogar su propia creación. La tierra se enche de silencios y nuestros pies sólo sucumben ante al asfixie de todos.

Mi color, originado en el Canelero de Ceilán, se retolla en el incio de la primavera. Es pura emboscada. Se enciende mi estámina y las ganas de tostarme mientras coqueteo con el Sol. Cuál envidioso, evita acercarse, comienza a nublarse, las gotas van apagando en mi calor y la tierra, en su silencio, sólo me recuerda a dónde iré a parar siempre que mis ansias me lleven a encender mi rebeldía y fulminar mi existencia. Mayo es un es un preludio a las dualidades. Y por eso en él, se ‘dialectiza’ mi ser. Mientras en abril seducía a la Verdad, en mayo seduzco a la razón y en ella me pregunto la utilidad de mi verdad.

Experimento: abril
Experimento: mayo

Este devenir  ha de ser tormentoso. Amo la imagen del ser como una tormenta. Tal como expresó José de Almada Negreiros en su novela Nome de Guerra del 2001,  [Traducción al español sigue a la versión en português]:

“Quanto mais contrárias forem as opiniões mais se igualam os valores dos rivais, mais violentamente se chocam pela atracção dos nomes contrários, e o choque mais os aproxima, mais os contrasta, mais os confunde na luta, e acabam os inimigos por formaren uma unidade viva, activa, inteira, leal e dominadora”

“Cuanto más contrarias sean las opiniones más se igualan los valores de los rivales, más violentamente se chocan por la atracción de los nombres contrarios, y el choque más los aproxima, más los contrasta, más los confunde en la lucha, y acaban los enemigos por formar una unidad viva, activa, entera, leal y dominadora”

Los conflictos son un lazo que ata ambas partes. Mientras más fuerza ejerzan mi razón o mi pasión, más atada irá una a la otra. Creo que lo más que pueden hacer ambas es pactarse  y enfrentar el mundo tal cuál son… Así que cuando las aguas en el atlántico se calienten y el trópico quiera arder… la tormenta será producto de mi fuerza integral, y no sólo de un desorden interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s